La ampliación de la tarifa plana sacará de la economía sumergida a 250.000 autónomos

Lorenzo Amor, presidente nacional de la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). /JOSE RAMON LADRA
Lorenzo Amor, presidente nacional de la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). / JOSE RAMON LADRA

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, califica a Málaga de «referente para el emprendimiento» por ser donde más crece la afiliación de trabajadores por cuenta propia

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, prevé que con la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, y más concretamente con la ampliación de la tarifa plana de 50 euros a un año, aflorarán en los próximos cuatro años 250.000 empleos de la economía sumergida. Así lo manifestó ayer en un desayuno informativo organizado por Europa Press en Málaga, en el que fue presentado por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Amor se mostró optimista respecto a cómo tratará este año a su colectivo. «El año 2018 puede y debe ser un año de y para los autónomos», afirmó, citando datos de una encuesta realizada por ATA entre sus asociados. En su opinión, «lo más importante» es que uno de cada tres profesionales por cuenta propia prevé contratar a algún trabajador a lo largo de 2018. Además, opinó que en 2017 hubo «más luces que sombras», destacando sobre todo la aprobación de la ya mencionada ley. El líder de ATA estima que este año se afiliarán 65.000 nuevos autónomos en toda España, de los que 9.000 corresponderán a Andalucía. De igual modo, los autónomos crearán 70.000 empleos netos, de ellos unos 13.000 en Andalucía.

Amor reconoció que después de cinco años consecutivos sumando cotizantes de forma ininterrumpida, el año pasado se produjo «una desaceleración del crecimiento» en el conjunto del país. No obstante, Andalucía fue una de las regiones que escapó a esta tendencia. Es más, en la región andaluza el incremento de afiliación durante 2017 fue de más de 5.000 autónomos, equivalente al 1%. Y sobresale Málaga, cuyo crecimiento fue del 2,3%, lo que la convierte por segundo año consecutivo, en la provincia que más autónomos sumó en términos relativos. Así lo destacó también la ministra de Empleo, quien calificó a Málaga de «capital del emprendimiento». Báñez aseguró que el Gobierno seguirá apoyando a los autónomos, que fueron «los primeros protagonistas de la recuperación económica» y representan «los mejores valores de la sociedad española: el esfuerzo, la valentía, la ilusión y la esperanza en el futuro».

Riesgos políticos

Amor recordó que la situación del colectivo que representa, pese a ser halagüeña, depende del «entorno y de la voluntad política». En este sentido, incidió en que si no se aprueban los Presupuestos Generales del Estado, «muchas medidas que directas o indirectamente afectan al colectivo, a la economía, a la sociedad española, a los funcionarios... pueden que no tengan el efecto oportuno». Además, se mostró preocupado por Cataluña, que debe recuperar la estabilidad para «dejar de ser un activo tóxico para el crecimiento económico» y «volver a ser la locomotora de empleo, empresas y autónomos». La deriva independentista «ha traído inestabilidad, pérdida de empresas, de autónomos y un frenazo al crecimiento» en la región catalana, en su opinión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos