Cosas de la Ciudad

Un ambiente sofocante

El ambiente en el interior del aparcamiento es irrespirable. / SUR

Varios usuarios denuncian la falta de ventilación en los aparcamientos municipales

PABLO MARINETTOMálaga

El pasado mes de julio la Policía Local rescataba a un menor de 10 años del interior de un vehículo estacionado en el aparcamiento de la calle Camas. Sus abuelos lo habían dejado allí mientras visitaban el Museo Picasso y presentaba claros signos de deshidratación. Se trata, sin ninguna duda, de una negligencia de órdago, pero lo cierto es que las deficiencias de los sistemas de ventilación en los aparcamientos municipales va en sintonía.

De las once instalaciones que posee la Sociedad Municipal de Aparcamientos y Servicios de Málaga (SMASSA), pocas se salvan de las críticas. El de Camas se lleva la peor parte. «Vengo a comprar todas las semanas al Mercado de Atarazanas y cuando vuelvo cargada de bolsas el ambiente es irrespirable y sofocante, cualquier día alguien puede sufrir un golpe de calor», comenta Teresa Fernández. Y es que la mala ventilación unida al alto volumen de vehículos concentrados en sus cuatro plantas subterráneas y los gases que generan puede llegar a ser un riesgo para la salud.

Alcazaba, La Marina, San Juan o Cruz del Humilladero manifiestan el mismo problema y los usuarios reclaman que se mejore el acondicionamiento de las instalaciones. «Se está mejor a pleno sol que en los aparcamientos municipales. En invierno es más llevadero pero con el calor del verano, los pocos minutos que pasas dentro se convierten en una pesadilla», afirma Pedro Alonso, vecino del Centro. Otro de los problemas más denunciado por los usuarios es la localización de las salidas a la calle Moreno Carbonero, en el caso del aparcamiento de Camas y a la calle Victoria en el caso del de la Alcazaba. En ambas, los vehículos tienen que invadir la acera con el riesgo que ello supone para los viandantes.

Carril bici. / SUR

Miraflores de los Ángeles: ¿recortes o chapuza?

El fomento del deporte y la reducción del tráfico son los principales factores que mueven a los organismos e instituciones a construir carriles bici interurbanos. Málaga fue una de las ciudades que se introdujo en esta tendencia. Al Consistorio le corresponde la ejecución de 17,81 kilómetros del total que el Plan Andaluz de la Bicicleta tiene establecido para la ciudad. Hasta ahora ya ha llevado a cabo el 42 por ciento y ya existen numerosas conexiones y recorridos por los distintos distritos de la capital. Los vecinos de la barriada de Miraflores de los Ángeles se preguntan por qué en uno de los tramos que pasa por la zona el se ha utilizado asfalto en lugar del material empleado en resto del recorrido, de tono rojizo y común en el resto de itinerarios. «Es la primera vez que veo esto. No sé si querrán acortar costes, pero es una chapuza», afirma @manuelpelazamo a través de Twitter.

Fotos

Vídeos