El alcalde espera «sacar tiempo» en septiembre para decidir sobre Limasa

Un operario de Limasa vacía un contenedor en una de las calles del Centro
Un operario de Limasa vacía un contenedor en una de las calles del Centro / SUR

De la Torre está a expensas de confirmar que los informes «son definitivos» para reunirse con los técnicos, con su grupo y con la oposición

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Más de un año después de que se comenzara a hablar de la necesidad urgente de decidir sobre Limasa y los partidos con representación municipal fijaran sus posturas en firme; cuatro meses después de que expirara el contrato actual y entrara en juego la prórroga, y un mes después de que el alcalde, Francisco de la Torre, se comprometiera a que la decisión llegaría «como máximo» en julio, el regidor espera ahora poder «sacar tiempo» para tener una postura definida en torno al futuro modelo de limpieza de a ciudad «a lo largo del mes de septiembre». «Más bien al final», en concreto.

Así lo manifestó ayer durante la presentación de las nuevas equipaciones de Unicaja el primer edil, consciente de que una vez terminado agosto, la decisión sobre el modelo de limpieza en la ciudad es sin duda un asunto de prioridad máxima en su agenda. Así ha sido, de hecho, en los últimos meses, y así se lo han hecho saber de todas las maneras posibles los grupos de la oposición (inlcuido Ciudadanos), que han vuelto del breve ‘impasse’ en el que parece caer la rutina municipal una vez que termina la feria exigiendo que no haya más demoras en este capítulo.

A pesar de que el tiempo corre en contra de De la Torre, el alcalde quiso aclarar ayer que ya antes de que comenzara el verano «se hablaba de septiembre», porque a su juicio «es el momento en el que es más fácil hablar con todos: con el personal que tenga que hablar y dar los informes, con los propios componentes del equipo de gobierno y los demás grupos, para estar todos y hablar del tema», dijo.

El contrato de Limasa expiró hace cuatro meses y la última promesa fue que en julio, «como máximo», se tomaría una decisión

Con respecto a esos informes técnicos y a las quejas de los propios partidos de la oposición que dicen no haberlos recibido para poder valorarlos, el regidor confirmaba que algunos de ellos «no eran definitivos, por lo que antes de compartirlos quiero ver si lo son». Una vez analizados –añadió– «espero que a lo largo del mes de septiembre, que será más bien al final, y aunque es un mes lleno de muchas cosas, podamos sacar tiempo para poder tener ya una postura definida».

Sea como fuere, el alcalde tiene ante sí la compleja decisión de decantarse por dos modelos opuestos, una vez asumido –además– que el sistema mixto que ha funcionado hasta ahora queda fuera de la ecuación: de un lado, la municipalización que defienden los grupos de la izquierda (PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente, además del concejal no adscrito); y de otra la privatización por sectores que prefiere Ciudadanos. Y para terminar de complicar el rompecabezas, De la Torre tiene que lidiar con el malestar que se generó en su propio equipo de gobierno cuando se supo, el pasado mes de enero, que su predisposición era hacia el servicio público cien por cien y que incluso había llegado a un principio de acuerdo con los sindicatos. En todo este tiempo, el regidor ha tratado de acercar posturas no sólo con la oposición, sino con su propio grupo, aunque es un hecho que con modelos tan enfrentados el acuerdo total será (casi) imposible. Y septiembre ya ha empezado.

Fotos

Vídeos