El alcalde se alía con la Iglesia en sus planes para finalizar las obras de la Catedral

Las obras se pararon en 1782 por falta de fondos/Fernando González
Las obras se pararon en 1782 por falta de fondos / Fernando González

De la Torre sostiene que el templo inconcluso «no da una buena impresión de la ciudad» y defiende que el siglo XXI termine lo que no culminó el XVIII

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El Obispado tiene en el alcalde, Francisco de la Torre, un buen aliado para defender sus planes de terminar las obras de la Catedral tal y como quedaron proyectadas en el siglo XVIII. El regidor está a favor de las tesis contenidas en el plan director que el Cabildo Catedralicio tramita ante la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para su aprobación. «Espero que ese documento se apruebe pronto, es bueno que los edificios no se queden inacabados, ya sean civiles o religiosos», declaró De la Torre a este periódico, al tiempo que resaltó que el monumento necesita una terminación por su «seguridad» y porque «no da una buena impresión de la ciudad». «Lo que no acabó la Málaga del siglo XVIII debe terminarlo la Málaga del siglo XXI», remarcó.

El regidor mostró sin tapujos su «apoyo personal» a la iniciativa del Obispado para que la Catedral cuente con un plan director, según el trabajo realizado por los arquitectos Juan Manuel Sánchez La Chica y Gabriel Ruiz Cabrero. En ese sentido, destacó que el plan director es «muy acertado» y resaltó que su aprobación permitirá a la diócesis recabar subvenciones públicas a nivel estatal e incluso europeo para las tareas de conservación y finalización del templo. «Es esencial que el plan director se apruebe cuanto antes para que la Catedral de Málaga pueda aspirar a esas ayudas con las que sí han podido contar otras catedrales que sí disponen de plan director», comentó.

El decano del Colegio de Arquitectos la considera acabada

El decano del Colegio de Arquitectos, Francisco Sarabia, no considera que exista una necesidad perentoria de finalizar las obras de la Catedral. «No creo que sea el patito feo de las catedrales, no la veo inacabada. La Catedral así tiene suficiente personalidad y carácter. La doy por suficientemente acabada respecto a la torre y la cubierta», opinó este arquitecto que, no obstante, apuntó que el colegio no tiene una postura oficial o consensuada aún respecto a este asunto. «Para mí tiene el mismo valor como está ahora que con las dos torres. Inacabada estaría en el siglo XVIII», añadió Sarabia, quien comparte los argumentos expresados por la Consejería de Cultura en el sentido de que lo prioritario es atajar y resolver los problemas de mantenimiento que presenta el monumento. No obstante, aseguró que, si el Obispado y la Junta alcanzaran un acuerdo para llevar a cabo los diferentes proyectos para continuar las obras tal y como quedaron diseñadas en el siglo XVIII, el Colegio de Arquitectos no se va a oponer.

En cuanto al problema de filtraciones que presentan las cubiertas del edificio, Francisco Sarabia argumentó que «en pleno siglo XXI» existen soluciones técnicas para dar una respuesta a esa deficiencia que no tienen que pasar por el tejado a dos aguas por el que se decantan los arquitectos del plan director elaborado por el Cabildo Catedralicio. «Técnicamente hay opciones, hay que detectar en qué no se ha acertado y corregirlo», añadió.

Cuestionado por la iniciativa de la Asociación Ciudadana Málaga por su Catedral de constituir una fundación para recabar fondos con los que contribuir a la finalización de las obras, opinó que le parece «bien que la sociedad civil se implique» en el proyecto, pero insistió en que hay que ser «prácticos» y abogó por que la Junta de Andalucía dé luz verde «pronto» al plan director para que puedan llegar recursos a nivel nacional para el edificio de forma que recupere «el retraso de años» en la obtención de estas aportaciones de las que sí han podido beneficiarse otros monumentos de su misma naturaleza.

De la Torre se mostró a favor de acabar la Catedral tal y como quedó proyectada en el siglo XVIII, incluida la torre sur y el tejado a dos aguas. «Ello generaría más razones para que sea visitada», indicó. No obstante, añadió que «no debemos pararnos en el debate sobre qué es lo más urgente», e insistió en que el plan director elaborado por el Obispado debe ser aprobado «cuanto antes».

El regidor urge a la Junta a aprobar el plan director para que puedan llegar ayudas estatales y de la UE

Respecto al problema de filtraciones que padecen las cubiertas del edificio, el alcalde admitió que el recubrimiento que se aplicó a las bóvedas a finales de la década pasada, tras un concurso de ideas promovido por la Junta, «no ha servido», y se posicionó igualmente del lado de los arquitectos diocesanos en el sentido de que la solución definitiva a las goteras pasa por la construcción de un tejado a dos aguas tal y como quedó diseñado en el siglo XVIII. «No parece que haya otra alternativa, o se hace la protección adecuada o corremos el riesgo de que las bóvedas se deterioren todavía más. Nadie puede negar que es muy necesario, yo siempre lo he visto así», añadió, al tiempo que recordó que los bajantes interiores de los muros están posicionados para recibir el agua del tejado que no llegó a ejecutarse. «Las últimas soluciones no han sido las más acertadas, así que pasemos página», concluyó.

Fotos

Vídeos