El alcalde afea a la Junta su «desinterés» por Málaga con la venta del Palacio de la Tinta

Entrada al Palacio de la Tinta, que fue la sede de Confederación Hidrográfica del Sur. :: salvador salas/
Entrada al Palacio de la Tinta, que fue la sede de Confederación Hidrográfica del Sur. :: salvador salas

De la Torre lamenta el anuncio del Ejecutivo regional y lo vincula al «agravio» que supuso la pérdida de competencias de la capital en materia de agua

ANA PÉREZ-BRYAN MÁLAGA.

El anuncio de que la Consejería de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía quiere poner a la venta el Palacio de la Tinta, antigua sede de la Confederación Hidrográfica del Sur (CHS), no ha sentado nada bien al alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que ayer arremetía duramente contra el ejecutivo autonómico al entender que esta operación no sólo «no es una noticia positiva para Málaga», sino que además «es el símbolo del desinterés de una autonomía por una ciudad».

El primer edil ponía su «enérgica» queja sobre la mesa antes incluso de que los periodistas le pidieran una reacción en este sentido, añadiendo a la denuncia su «sorpresa» y su convencimiento de que esta operación, con la que la Junta quiere liberarse de la propiedad de algunos inmuebles a la vez que ahorrar en alquileres, «muestra el desinterés, la insensibilidad o no sé cómo llamarlo (de la Junta) en relación con los temas de Málaga».

No es la primera vez que De la Torre critica al ejecutivo autonómico a cuenta de la antigua sede de la CHS, ya que a su juicio el traslado de las competencias de agua a la Junta en el año 2005 -anteriormente estaban en manos del Estado- representó un «agravio» para la capital, ya que la CHS, reconvertida en Cuenca Mediterránea al pasar a manos del gobierno autonómico, fue trasladada a Sevilla. Ayer volvía sobre esta cuestión, añadiendo a su ya conocido malestar la queja de «falta de sensibilidad que culmina ahora diciendo que está vacío (el Palacio de la Tinta) y lo vendo».

En este sentido, el regidor recordaba que en lugar de este «desinterés» por Málaga, la actitud del ejecutivo regional debería ser «la de apoyarse en una ciudad para que Andalucía fuera más potente, brillante y que, por ejemplo, podría haber captado la Agencia Europea del Medicamento (...) porque Málaga es una ciudad capaz de competir en esta materia». La referencia a que la capital no fuera tenida en cuenta como posible sede de esta agencia europea se ha convertido en los últimos tiempos en otro de los motivos de queja de De la Torre, que vinculaba ambas circunstancias para insistir en esa «falta de sensibilidad de la Junta» con los temas de Málaga.

Para poner las cosas en su contexto, el alcalde echó la vista atrás y recordó los tiempos en que el edificio del Palacio de la Tinta, construido en el Paseo de Reding en el año 1908 y primero sede de los ferrocarriles andaluces, «permitía tener a la ciudad una proyección administrativa gracias a la CHS». «Los temas del agua se veían aquí y había reuniones con una visión estratégica y conjunta», destacó el regidor no sin antes hacer un repaso por «grandes ingenieros y técnicos» -puso los ejemplos de Enrique Carrasco y José Luis Rodríguez de Torres, entre otros- que «han estudiado los ríos y las presas que se han hecho en esta cuenca». Y dejaba un interrogante en el aire: «Me pregunto dónde está esa capacidad de análisis de estudio, qué ha pasado con lo que tenía antes el Estado, por qué al pasar a la autonomía eso desaparece». La «desolación» que a su juicio se percibe en los últimos tiempos en el Palacio de la Tinta la explicaba De la Torre a partir de un encuentro fortuito y reciente con uno de los administrativos de aquellos años: «Quedamos dos», admitía el alcalde que le confesó el empleado sobre aquella sede histórica.

«Que vendan Correos»

Precisamente el carácter «histórico» del inmueble fue el argumento que utilizó el regidor para sugerir a la Junta que «se aplique en vender el antiguo edificio de Correos, que es menos símbolo y está vacío desde hace años; y con eso tendrán dinero para hacer lo que quieren, pero no busquen el pretexto con ese edificio, que ha sido símbolo».

Sea como fuere, ambas posturas -la de la Junta y la del Ayuntamiento- terminarán encontrándose más pronto que tarde, ya que la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, afirmaba el lunes en Málaga tras el anuncio en torno al Palacio de la Tinta que antes de cualquier operación «deben trabajar» con el Ayuntamiento sobre el destino y uso del mismo, ya que la intención de la Junta es enajenarlo y hacerle una recalificación para una venta posterior. Y por el momento -al menos así lo confirmaba unas horas después del anuncio el edil de Urbanismo, Francisco Pomares- «aún no hemos tenido ninguna reunión al respecto». Mientras llegue, este nuevo choque de pareceres entre administraciones promete seguir dejando ríos de tinta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos