El PP admite que el presupuesto municipal para este año será «muy encorsetado»

El edil de Economía y portavoz del equipo de gobierno, Carlos Conde, en la rueda de prensa de ayer. /
El edil de Economía y portavoz del equipo de gobierno, Carlos Conde, en la rueda de prensa de ayer.

El concejal de Economía no pone fecha aún para la aprobación del documento, que podría estar para los primeros días del mes de abril

JESÚS HINOJOSA MÁLAGA.

El equipo de gobierno municipal en el Ayuntamiento de Málaga sigue sin poner fecha para la aprobación del presupuesto de este año. El concejal de Economía, Carlos Conde, desveló ayer, a preguntas de los periodistas, que el trámite interno para el visto bueno del documento por parte del pleno municipal se ha puesto en marcha esta misma semana y apuntó que suele tardar en torno a un mes, por lo que la aprobación podría producirse en los primeros días de abril. No obstante, Conde remarcó que es «incapaz de dar una fecha concreta».

El edil reconoció que habrá unos «mínimos crecimientos» en los ingresos presupuestados debido, entre otras cuestiones, a la disminución de la participación en los tributos de la Junta de Andalucía, la inexistencia aún de Presupuestos Generales del Estado, el mantenimiento de las cuotas del Impuesto de Bienes Inmuebles y la incertidumbre respecto al impuesto de plusvalías, que va a ser revisado a nivel estatal. Por todo ello, señaló que va a ser un presupuesto «muy encorsetado» y sin «grandes crecimientos». «Crecerá algo, pero no lo correspondiente a una etapa de expansión de la economía como la que vivimos», comentó, al tiempo que indicó que algunos incrementos en los ingresos se han pronosticado en las tasas por licencias de obras, que siguen en aumento, y en convenios urbanísticos pendientes de cobro, como es el caso de los asociados a las operaciones de Hoyo de Esparteros y de los suelos de Sánchez Blanca. Ambos casos están pendientes de que se aprueben unas nuevas condiciones de pago con los promotores.

También manifestó que la necesidad de cumplir con los requisitos puestos sobre la mesa por el grupo de Ciudadanos para dar luz verde a las cuentas de este año -la decisión respecto al futuro de los suelos de Repsol, la resolución del conflicto laboral en Bomberos, las obras para facilitar el uso de Gibralfaro como parque y la definición del modelo de la nueva Limasa- ha supuesto un factor «externo» de retraso del documento, que va a ser fiscalizado por vez primera por el nuevo interventor e interventor adjunto del Consistorio. «Es posible que quieran que algunos aspectos se expliquen de forma diferente a como se ha venido haciendo años atrás», dijo Conde.

Pensado para 2019

Por otro lado, desveló que serán unas cuentas pensadas no solo para este año, sino también para la posibilidad de que el clima preelectoral de los primeros meses de 2019 retrase aún más la aprobación del presupuesto para el próximo ejercicio. «Este presupuesto recoge elementos que tratan de garantizar más capacidad de gestión del Ayuntamiento para el año 2019, mediante contratos que pueden prorrogarse y créditos disponibles para el año que viene, ante la posibilidad de que no sea aprobado el del año que viene por criterios tacticistas de otros grupos políticos», explicó. «Es un presupuesto con los ojos de 2018 pero mirando de reojo al 2019», subrayó.

Conde realizó estas declaraciones al término de la rueda de prensa para presentar los acuerdos aprobados por la Junta de Gobierno Local. Entre esos acuerdos está la modificación de cinco tasas y precios públicos con los que quedan ultimados los cambios en materia fiscal para este año. Una de ellas es la de recogida de residuos y servicios específicos de limpieza, en la que se incluirá la opción de que pueda concertarse con Limasa la retirada de muebles en un determinado contenedor, cualquier día de la semana, a una determinada hora y en un determinado lugar, mediante el pago de 20 euros. Para no ser multado por la Policía Local, Limasa facilitará a quienes soliciten este servicio un número de referencia que podrán comprobar los agentes. En el caso de los vados, se cobrará la mitad de la tasa para aquellas viviendas que necesiten una segunda reserva de espacio en la vía pública para acceder a un aparcamiento situado en una parcela contigua o cercana. Asimismo, las bodas civiles en el Ayuntamiento ya solo se podrán celebrar los viernes, en horario laborable, en vez de como ahora está establecido, es decir, de lunes a viernes en ese horario.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos