Abdullah Al Darwish: «No podemos esperar para siempre, ha llegado el momento de dar pasos»

Al Darwish visitó el pasado jueves los terrenos del dique de Levante donde se proyecta la torre del Puerto. Abajo, recreación del edificio./Salvador Salas
Al Darwish visitó el pasado jueves los terrenos del dique de Levante donde se proyecta la torre del Puerto. Abajo, recreación del edificio. / Salvador Salas

El responsable de la sociedad promotora de la torre prevista en el Puerto de Málaga detalla: «A las instituciones no les pedimos más que la seguridad jurídica y la agilidad que requiere un proyecto como el que estamos impulsando»

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Abdullah Al Darwish se autodefine como «hombre de negocios». Es catarí (tiene su residencia habitual en Doha) y está pasando unos días de vacaciones en Marbella, desde donde aprovecha para hacer una visita a los terrenos del dique de Levante del Puerto de Málaga. Una de las empresas en las que participa, Andalusian Hospitality II (en representación del grupo Al Bidda), pretende promover allí un hotel de lujo sobre una torre de 135 metros. Durante ese paseo, atiende a SUR en exclusiva.

¿Qué les llevó a plantear la posibilidad de construir un hotel de lujo en el puerto de Málaga?

–Nos fijamos no sólo en la ciudad sino también y principalmente en su puerto. Málaga es una de las más destacadas ciudades turísticas del Mediterráneo y actualmente está viviendo un auge indiscutible que la ha convertido en una referencia turística internacional. Precisamente, creemos que el Puerto ha jugado un papel muy importante en este auge turístico. Queríamos realizar un hotel excepcional y buscamos un lugar para un proyecto de una gran escala. Vimos que la plataforma de Levante era el lugar idóneo, después de las necesarias consultas y apoyos que recibimos de la Autoridad Portuaria y del Ayuntamiento de la ciudad.

¿Cómo valora la larga tramitación administrativa que está siguiendo el proyecto?

–Entendemos que necesitamos un permiso especial para hacer el hotel en el puerto, que tiene que ir de Málaga a Madrid. Esperamos un año por las elecciones (nacionales)y no culpamos a nadie. Ahora, todo está claro políticamente. Nuestro arquitecto, José Seguí, ha hecho un trabajo increíble para poner a todas las instituciones de acuerdo para ir a Madrid. Desde ahora tiene que haber un trabajo intenso de las administraciones públicas en este sentido. La Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento siempre nos han apoyado en el proceso. Hemos hecho todo lo que está en nuestras manos para saber que este es un buen proyecto, tenemos el diseño y los informes financieros. Esperaremos a la concesión para negociar con los operadores hoteleros, con los que haremos un concurso, al igual que con las constructoras. Por nuestra parte, estamos listos para empezar, la inversión para nosotros ya ha comenzado, así que cuanto antes, mejor. No olvide que es una concesión, y el tiempo afecta al plan de negocio. Ha llegado el momento en que tenemos que avanzar, para nosotros sería perfecto si pudiéramos tener todo listo en un año.

Si el proceso se alarga demasiado, ¿se marcharán a otro sitio?

–No puedo responderle a esa pregunta, pero es obvio que afectaría a nuestro plan de negocio y al modo en que miramos a la ciudad para invertir. Quiero que quede claro que estamos muy contentos con el trato que hemos recibido en Málaga y con el trabajo que se ha hecho hasta ahora, y entendemos las circunstancias. Pero no podemos esperar para siempre, ha llegado el momento de dar pasos.

La inversión prevista ronda los 120 millones de euros. ¿Están los fondos plenamente garantizados?

–Estamos habituados a inversiones de esta escala; un proyecto de estas características encaja bien en nuestra estrategia de inversiones.

¿Cree que la ciudad está suficientemente madura turísticamente para un proyecto como este?

–Por supuesto que sí. Al principio tuvimos algunas dudas, pero contratamos los servicios de una firma de consultoría internacional para que nos proporcionara un minucioso estudio de mercado, que vino a confirmar la idoneidad de un hotel de estas características. Estamos muy impresionados por los logros que está consiguiendo el Ayuntamiento de Málaga. La ciudad y el proyecto se merecen el uno al otro.

«Cualquier uso permitido en el dique de Levante habría supuesto un cambio del perfil del litoral»

¿Cuál sería el momento turística y económicamente más idóneo para inaugurar el hotel?

–Precisamente es en estos momentos de auge turístico y económico de Málaga cuando nuestro hotel puede no sólo potenciar este auge sino también añadirle la calidad de la alta gama a la oferta turística actual. Málaga tendrá que decidir si quiere llegar a ser ese destino diferenciado de la alta calidad turística, y este hotel sería una clave de esa diferencia.

¿Cree que encajaría en el paisaje de Málaga, donde no existen edificios de tanta altura, una torre de 135 metros como esta?

–He asistido en mi ciudad, Doha, a como los edificios en altura han aportado una cierta cultura en ver la nueva ciudad, o como en otras ciudades europeas la edificación en altura se convierte en un nuevo perfil urbano, que refleja una nueva estética de la ciudad. El problema es que las edificaciones en altura tienen sus reglas especiales de separación y distancias, que cuando no se cumplen es un desastre visual. Cuando vi el lugar donde queríamos construir nuestro hotel, el mayor problema era como evitar las vistas a esas torres apiladas y juntas del barrio de La Malagueta, que reflejan la peor referencia de nuestro entorno. Nuestro deseo fue tomar la altura mayor de los 175 metros que nos permitían para sobreponernos a ese fondo edificado, pero nuestros arquitectos aconsejaron bajar la altura para adecuarla a los elementos portuarios y al perfil de la ciudad.

Precisamente, hay quejas ciudadanas por la altura. ¿Están dispuestos a hacer alguna concesión?

–Personalmente, me parece muy discreta la altura proyectada, que incluso está por debajo de la que se propuso anteriormente y de otras referencias en ciudades con actuaciones similares. Entiendo a mis técnicos cuando aconsejaron su cautela en este aspecto de la altura y entendí los motivos, aunque con esas actitudes de rechazo no se podrían haber hecho magníficas torres en otras ciudades marítimas que actualmente son referencias mundiales. Lo importante es dilucidar los argumentos y concretarlos. Ese ha sido nuestro proceso de trabajo con nuestros técnicos, que ahora deseamos exponer y explicar públicamente para su comprensión y entendimiento colectivo, como hemos venido haciendo, y ahora con más intensidad, con la edición de una plataforma digital que favorecerá la reflexión y el debate.

¿Estarían dispuestos a estudiar otras posibles ubicaciones en la ciudad, fuera del dique de Levante?

–Si lo que queremos es hacer un hotel de alta gama, lógicamente el emplazamiento más idóneo es junto a la principal operación turística de la ciudad. Este es sin lugar a dudas su puerto y realmente fue la principal razón por la cual decidimos esta inversión, al comprobar la fuerza turística del turismo de cruceros, que es para nosotros una referencia del turismo internacional. Si hubiéramos querido hacer una industria, hubiéramos elegido las mejores zonas industriales de la ciudad; y si hubiéramos deseado realizar viviendas hubiéramos elegido las mejores extensiones residenciales. Pero queríamos hacer el mejor hotel de alta gama en la mejor localización turística de la ciudad, y desde luego el lugar idóneo por su gran escala y especiales características es el puerto.

También hay críticas por el diseño, que algunos consideran que es poco emblemático.

–Inicialmente pedimos a nuestros técnicos un edificio icónico que fuera más emblemático formalmente, pero reconozco que en esta discusión nuestro arquitecto, José Seguí, y su equipo nos convencieron de crear mejor una silueta más tranquila y sencilla, con referencias de texturas náuticas como esas envolventes acristaladas de color blanco, con elementos que recordaran la estética náutica de los cruceros. Y creo que fue acertada la decisión porque, lejos de coger como referencia otras torres como la de Sevilla o las de Barcelona, que nada tienen que ver con la nuestra, esta es una torre ideada expresamente para ese lugar de atraque de cruceros y alejada del perfil urbano de la ciudad. Sin embargo, una vez concedida la concesión y con las consultas necesarias con el equipo técnico, podríamos abordar correcciones menores que mejoren el proyecto.

¿Qué le diría a los movimientos ciudadanos y políticos que rechazan el proyecto?

–Nosotros elegimos Málaga y no otra ciudad para realizar este gran hotel por las razones que ya hemos comentado. Nos pusimos en manos del equipo técnico de Estudio Seguí, que creímos que era el que mejor podía hacer el proyecto, y acudimos juntos a las administraciones para transmitirles nuestro deseo y recibir su información. Nunca fue nuestra intención influir en nada, ni tan siquiera comprar el suelo, sino cumplir fielmente la legalidad y realizarlo con nuestras capacidades económicas, sin pedir más ayuda que la seguridad jurídica y la agilidad administrativa que requería nuestro proyecto. Es lógico que provoque críticas y rechazos, pero también he podido comprobar que suscita muchos apoyos y defensas, en el seguimiento de prensa que realizo, y también en reuniones que he mantenido con entidades tanto públicas como privadas, que nos han mostrado su total apoyo. He sugerido al equipo técnico intensificar la información para hacerlo más entendible colectivamente desde los argumentos que hemos empleado, y puede ser una buena iniciativa para solicitar a quienes lo rechazan que nos den la oportunidad de explicarles, con rigor, los argumentos objetivos y no las sensaciones subjetivas que pueden provocar errores de interpretación. Creemos en el impacto positivo que el proyecto tendrá sobre la ciudad, ya que se crearán puestos de trabajo directos e indirectos durante la construcción y durante la operativa del hotel. Además, será no sólo un destino para los que visiten Málaga, sino también un punto de atracción único para sus ciudadanos. Hay muchos más argumentos a favor que en contra.

¿Cómo cambiaría la imagen de la ciudad con el hotel?

–Al igual que está ocurriendo en otras ciudades, este hotel podría aportar ese contrapunto de modernidad que nos traen las nuevas tecnologías de la edificación, como contraste y evolución a su imagen más decadente de otras épocas. Es cierto que un lugar tan singular y estratégico visualmente como el de esta plataforma de Levante exige una actuación con características excepcionales. Sea cual fuera el uso permitido que se decidiera para esta especial ubicación hubiera tenido también un cambio en ese perfil del litoral que usted me pregunta. En este caso, es el hotel el que asume ese protagonismo como lo hubiera asumido cualquier otro edificio que, necesariamente, por su escala y por el lugar donde se ubica, hubiera supuesto un cambio en la imagen de la ciudad, y creo que un cambio positivo en referencia a la imagen heredada de las edificaciones existentes, que reflejan otras etapas.

¿Tienen en perspectiva alguna otra inversión en Málaga?

–Esperamos sacar adelante este primer proyecto y mi compromiso personal es poder exponer los siguientes en una próxima entrevista cuando veamos que este barco comience ya a navegar. Estamos totalmente volcados en esta apuesta empresarial y esperando que la podamos consolidar cuanto antes y nos lo permita la tramitación administrativa pendiente.

«Hace unos años hubiéramos realizado el hotel en otras ciudades del Mediterráneo»

Abdullah Al Darwish destaca en un momento de la entrevista las buenas perspectivas de crecimiento turístico de la ciudad, que justifican la alta inversión prevista.

–¿Cómo prevé la evolución del turismo en la ciudad?

–Posiblemente hace unos años hubiéramos realizado este hotel en otras ciudades del Mediterráneo. El hecho de que nos hayamos fijado en Málaga y no en otro lugar de la Costa es por la magnífica oferta turística que se ha generado en estos últimos años y donde el Puerto ha jugado un importante papel, con la modernización de sus muelles y el turismo de cruceros, que ha supuesto para nosotros uno de los principales motivos para la decisión de nuestra inversión en el hotel. Durante los últimos dos años, recibió aproximadamente un millón de usuarios hoteleros, con algo más de dos millones de pernoctaciones. Málaga está inmersa en un proceso de transformación, donde el Ayuntamiento está desarrollando unos serie de proyectos especiales, entendemos que estos harán que esta Ciudad de la Cultura atraiga a más turistas y que esto suponga una evolución muy positiva para su futuro.

–¿Qué aporta un hotel de lujo como este al destino?¿Y a la ciudadanía?

–En estos momentos de gran auge turístico, este hotel ayudará para cualificar esta importante oferta turística basada principalmente en su programa cultural y su transformación urbana. No tendría sentido realizar esta inversión sin el destino turístico en el que se ha convertido Málaga, que podría ser comparable al de otras ciudades mediterráneas, como es el caso de Barcelona. Respecto a la pregunta que me hace referente a la ciudadanía, tengo que decirle que hemos incluido en el hotel un auditorio para grandes eventos, que tengo entendido que necesita la ciudad, y por ello hemos querido hacer este esfuerzo económico, lo cual no deja de ser una operación para mejorar la oferta cultural y también un punto de atracción único para los malagueños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos