Una familia se abre paso a tiros en Las Castañetas para huir de la policía

Armas y munición recuperadas por la Policía Nacional.
Armas y munición recuperadas por la Policía Nacional. / CNP
  • Los agentes buscaban a un fugitivo, que sería detenido poco después junto a otros cinco miembros del clan al que pertenecen

La huida recuerda a las de otros tiempos, campo a través y en calzoncillos. Seis miembros de un clan de etnia gitana se abrieron paso a tiros al saberse cercados por la policía y escaparon con lo puesto aprovechando la abrupta orografía de la zona. Lograron darse a la fuga en un primer momento, aunque fueron detenidos poco después.

La secuencia de la huida comienza a las nueve de la noche del jueves en la barriada malagueña de Las Castañetas, donde agentes del Grupo de Homicidios habían montado un discreto dispositivo de vigilancia en torno a la vivienda donde creían que se hospedaba un fugitivo al que buscaban.

A los investigadores no les dio tiempo ni a comprobar si, como sospechaban, el individuo se encontraba dentro de la casa. Nada más llegar, fueron recibidos a tiros, según informó ayer la Comisaría Provincial. Seis miembros de un clan –una mujer y cinco hombres, entre ellos el fugitivo– se abrieron paso haciendo uso de una escopeta y escaparon campo a través del cerco policial. Algunos iban incluso en ropa interior.

Afortunadamente, el tiroteo se saldó sin heridos. Los agentes de Homicidios pidieron apoyo por radio antes de emprender la persecución a pie del grupo. Al poco tiempo, la barriada había sido tomada por efectivos de la Brigada de Seguridad Ciudadana, del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), de Policía Judicial y Científica. La Comisaría Provincial movilizó hasta el helicóptero para dar caza a los huidos lo antes posible.

La búsqueda se prolongó hasta la madrugada. Los seis miembros del clan lograron cruzar el término municipal y adentrarse, portando las armas, en un núcleo de casas diseminadas en Alhaurín de la Torre, donde fueron capturados sobre las 4.00 horas de ayer. Los investigadores, los mismos a los que poco antes habían repelido a tiros, les leyeron esta vez los derechos por tenencia ilícita de armas, atentado a agente de la autoridad y amenazas, según la nota policial.

Durante el operativo, los policías recuperaron dos armas, una larga y una corta, además de munición. Los arrestados se encuentran en los calabozos de la comisaría a la espera de ser puestos a disposición judicial.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate