Diario Sur

El Valle del Guadalhorce entrará en alerta tras el verano si persiste la sequía

La capital malagueña tiene garantizado el abastecimiento de agua hasta el final del año hidrológico, según la Junta de Andalucía. Lo mismo sucede con al Costa del Sol. Tampoco los agricultores del valle del Guadalhorce tendrán problemas para regar, aunque dispondrán de cinco hectómetros cúbicos menos respecto al año anterior, según los regantes. Sin embargo, la hipótesis más probable que baraja la Consejería de Medio Ambiente en el caso del Guadalhorce y la capita es que las aportaciones a finales de septiembre se sitúan sólo entre el 25 y 50 por ciento de la media histórica, el sistema se situará en alerta de sequía. Según la información facilitada al Comité de Gestión del sistema de explotación Guadalhorce-Limonero, esto significa que el volumen esperable en los embalses (excluyendo Casasola y Limonero) a 1 de octubre de 2017, que es cuando comienza el nuevo año hidrológico, se sitúe entre los 133,39 y los 120,36 hectómetros cúbicos, frente a los 180 que almacenan actualmente. En un escenario más pesimista, es decir con aportaciones de sólo el 25% o nulas, el volumen embalsado pasaría a ser de entre 113,39 y 109,11 hectómetros cúbicos. Así las cosas, la Junta no descarta que Guadalhorce y la capital puedan entrar en sequía después del verano.

La Junta destinará al abastecimiento a Málaga desde mayo a septiembre próximo 23,5 hectómetros cúbicos y 25,5 a los regadíos para el Guadalhorce, lo que significan cinco hectómetros cúbicos para los más de 8.000 agricultores de al comarca. Según la asociación de regantes Aprema, en apenas tres años el sector agrícola del Guadalhorce ha pasado de casi 40 hectómetros cúbicos para regadío a apenas 27, que son los previstos para el actual año hidrológico. En 2016, el volumen destinado a riego fue de 31 hectómetros, según los regantes.

La Junta ha propuesto aprovechar al máximo los recursos del río Guadalhorce a través del azud de La Aljama. Además ha anunciado la realización de las actuaciones necesarias para estar al máximo de rendimiento en la planta desaladora de agua salobre de El Atabal. Ello con el fin de optimizar el aprovechamiento de las aguas salinas del embalse del Guadalhorce. La Junta plantea asimismo acometer las obras necesarias para tener en condiciones los pozos de Aljaima y Fahala.

La campaña de riego de verano en el Guadalhorce ha dado comienzo hace una semana y se mantendrá hasta mediados de septiembre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate