video

Alumnos del colegio Maristas en el punto problemático rodeados de tráfico. / R.R.

Padres y vecinos alertan del peligro de atropello en Maristas

  • Se quejan del vallado de un tramo de acera y calzada de la calle Victoria, a causa de una obra, lo que pone en riesgo a los peatones que discurren por esta vía, especialmente a la entrada y salida de los alumnos

Padres del colegio de los Maristas alertan de la peligrosidad que sufren sus hijos a diario a la hora de entrar o salir del centro, debido a que el tramo de la acera del solar contiguo, en los números 110 y 112 de la calle de la Victoria, se encuentra vallado por la constructora que viene acometiendo una promoción de viviendas.

Aunque las obras comenzaron hace ya algunos meses, ha sido esta semana cuando la alambrada ha avanzado hacia la calzada unos dos metros –en la propia acera se sitúa una caseta–, lo que imposibilita el paso de peatones por este espacio, tal y como se venía haciendo con anterioridad gracias a que los operarios habilitaron entonces un pasillo. Esta medida está siendo objeto de crítica por parte de los vecinos y padres de alumnos de los Maristas, ya que, consideran que, “aunque es cierto que hay carteles que piden que crucemos de acera, por inercia los chavales pasan por la carretera, y el día que ocurra un accidente, se arreglará esta situación”, se lamenta Antonio García, quien pide sensibilidad a los responsables de la constructora, “porque están trabajando junto a un colegio y si saben que los niños entran a las nueve de la mañana y salen a las dos de la tarde, podrían enviar los camiones a otra hora y regular el paso de los peatones con todas las garantías de seguridad”, comenta.

Por su parte, Rosa Fernández y Esther Muñoz inciden en el “peligro de atropello” que existe en la calle. “La Policía dice que la constructora tiene permiso para coger la acera y parte de la calzada. No entendemos cómo el Ayuntamiento puede dar un permiso sin ver antes que la obra está junto a un colegio y en una calle con mucho tráfico. Al menos, deberían habilitar un pasillo a la entrada y salida del colegio, como estaba antes, porque un día vamos a lamentar un accidente y luego pondremos todos los remedios del mundo”, sentencia una de las madres.

Agentes de la Policía Local vienen acudiendo desde el pasado jueves a este punto concreto de la calle Victoria para hacer de improvisada ‘pantalla’ entre las vallas de la obra y los vehículos que discurren por la vía, a fin de permitir el paso de los peatones. Sin embargo, el miércoles, sin intervención policial, pudo llegar este asunto a mayores, tras originarse una fuerte discusión entre padres y trabajadores de la constructora, “que sólo sabían decir que tenían permiso y habían pagado”, recuerdan varios testigos presenciales. En las imágenes que acompañan esta información puede verse la complicada situación y cómo hay un momento en el que se produce un atasco en el que coches, furgonetas, motos, niños y peatones pasan muy cerca uno de otros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate