Las 'goteras' del edificio consistorial

Ascensor averiado.
Ascensor averiado. / P. R. Q.
  • Un ascensor ‘dudoso’, baños obsoletos, un pleno cuya pared se despelleja y con moquetas de tres colores muestran un inmueble que necesita una rehabilitación

Nunca una semana, al menos que el personal recuerde, una polémica revolvió con tanta intensidad la Casona. No ha quedado nadie, en este edificio tampoco, que no haya opinado sobre el torbellino Astoria y la renuncia de Antonio Banderas. Tanto, tanto, tanto, que ayer estaban los partidos políticos corre que te corre montando sus iniciativas para el pleno de la próxima semana. Quien diga intramuros que en estos días no ha comentado al menos cinco veces lo acontecido, va de farol.

Entre medias, el querido ascensor del ala derecha, el de Alcaldía, volvió a demostrar que está para el arrastre. Sí, ese en el que no quisieron subir a François Hollande cuando vino a la Cumbre Hispano-francesa, al que le cortaron el fluido eléctrico por aquello de no acabar importunando a las visitas, y que los agentes de la Policía Local de la entrada, expertos en su evacuación, tuvieran que evitarse subirse a la silla para la operación. El mismo estaba anteayer de nuevo ‘off’ y con el cartelito tan español de ‘averiado’, esa palabra que siempre acaba sonando a cachondeo cuando se dice con deje andaluz. Con lo fino que queda ‘out of service’, traducido por fuera de servicio. Averiado también con su cartel, pero esta vez impreso a ordenador, estaba el baño de minusválidos.

Del servicio de la primera planta, el de caballeros, es rara la jornada que alguien no dice que es lamentable, y justo la pared de la entrada hace días que la arreglaban porque estaba abofada. Sólo hay que subir la mirada para ver cómo las capas de pintura, de color ocre amarillento, acaban mostrando distintas tonalidades. Será el toque vintage.

Las buhardillas o entreplantas también acusan humedades, las ventanas de madera de la segunda planta están corroídas por las termitas y el pasillo del PSOE hasta la sala de máquinas es tan tétrico que parece propio para que apareciese Freddy Krueger.

Si se pasa al salón de plenos hay dos o tres aspectos que no se deberían pasar por alto. Primero, que la pared, el trampantojo que imita a mausoleo de mármol sigue despellejándose sin remisión, que y los últimos cambios para acoger la citada cumbre dejaron la sillería a extrañas alturas con moqueta de tres colores. De lo menos solemne. Son muchos detalles los que demuestran que el edificio centenario de Rivera Vera y Guerrero Strachan, que es Bien de Interés Cultural (BIC) no necesita parches, sino una rehabilitación.

Premio para Carlos Medina

El funcionario adscrito al área de Alcaldía, Carlos Medina, ha sido galardonado recientemente con el premio Generacción en la modalidad ‘Intraemprendedor de Empresas y Sector Público’ por el ‘Sistema de Seguimiento de Actuaciones Municipales SEGAM, en el que participa el área de Alcaldía, el Centro de Informática (CEMI) y el servicio de Calidad, así como una extensa red de colaboradores, al menos uno por cada área. Este premio Generacción, que convoca tanto la Fundación COTEC (el Ayuntamiento es miembro) y Deloitte, es ‘ad personam’, es decir dirigido a una persona en concreto para reconocer los talentos internos tanto en organismos públicos como en empresas .

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate