Los alquileres en la calle Larios, disparados: se llegan a pagar 265 euros por metro

La presión de la demanda sobre la calle Larios ha hecho subir los alquileres en zonas aledañas. :: ñito  salas
La presión de la demanda sobre la calle Larios ha hecho subir los alquileres en zonas aledañas. :: ñito salas
  • Un informe de Aguirre Newman confirma que Málaga está en el punto de mira de los principales operadores comerciales y la oferta de locales en la mejor zona es muy escasa

Hasta 265 euros por metro cuadrado se llegan a pagar mensualmente por un local en la calle Larios. Los alquileres en la principal vía comercial de Málaga están ya en niveles propios de las mejores zonas de Madrid o Barcelona, según refleja el último informe de la consultora inmobiliaria Aguirre Newman. Y esto es así por la confluencia de dos factores: una alta demanda, ya que los principales operadores comerciales tienen a la capital malagueña en su punto de mira; y una escasa disponibilidad de suelo en la denominada zona ‘prime’, que es la que exigen estas cadenas. Así, la tasa de desocupación en las inmediaciones de la calle Larios es inferior al 6% y el precio medio de alquiler ha subido un 5,6% entre 2015 y 2016, situándose en 190 euros por metro cuadrado al mes. El precio máximo detectado el año pasado se eleva muy por encima de ese promedio, hasta los mencionados 265 euros en locales de menos de 150 metros cuadrados. Se trata, en cualquier caso, de máximos históricos.

Las rentas que se pagan en la calle Larios y en la plaza de la Constitución no tienen nada que ver con las de zonas no tan lejanas: por ejemplo, en la Alameda Principal y el Soho -áreas afectadas de lleno por las obras del metro-, el alquiler medio se sitúa en 30 euros por metro cuadrado, al igual que en el entorno de El Corte Inglés y la plaza de la Solidaridad.

Saturación comercial

La escasez de locales disponibles en las calles de referencia del Centro Histórico contrasta con la situación que viven algunos centros comerciales, donde la tasa de desocupación está creciendo. «La oferta de centros comerciales es muy elevada tanto en el conjunto de la provincia de Málaga como en la propia capital», afirman los autores del informe, En el primer caso alcanza los 24 centros comerciales y una superficie bruta alquilable (SBA) de 742.624 metros cuadrados. Mientras, en la ciudad de Málaga hay 14 centros comerciales que suman 423.076 metros cuadrados.

El estudio alerta de la alta saturación de centros comerciales que tiene ya la provincia. Y lo hace basándose en el llamado «índice de saturación comercial», que mide en un entorno geográfico la superficie en centros comerciales por cada 1.000 habitantes. «Este índice establece que por encima de 325 metros cuadrados por cada 1.000 habitantes un mercado entra en situación teórica de exceso de oferta», explican desde la consultora. Pues bien, a día de hoy la provincia está en 455 y la capital, en 474; es decir, bastante por encima de esa barrera. Con los dos nuevos proyectos que están en marcha -Intu en Torremolinos y McArthurGlen Plaza Mayor-, el índice de Málaga capital se disparará hasta los 721 metros cuadrados por cada 1.000 habitantes. Aguirre Newman apunta que la demanda por parte de operadores comerciales se centra en aquellos centros más competitivos y dominantes en su área de influencia, mientras que otros están perdiendo ocupación.

El estudio alerta de que la escasez de suelo logístico está frenando inversiones en Málaga. «La oferta de inmuebles logísticos en Málaga muestra un claro infradesarrollo», afirma. Esta falta de superficie, conjugada con una demanda al alza, produce «tensión» sobre los precios de alquiler, que se sitúan muy por encima de la media andaluza, en niveles similares a los de los mercados más caros de Madrid y Barcelona. Igual ocurre con los precios de venta, que son los más elevados de Andalucía, situándose en niveles cercanos a los 200 euros por metro cuadrado.

En cuanto al mercado de oficinas, a lo largo de 2016 la contratación bruta ha aumentado en Málaga capital hasta los 32.912 metros cuadrados, situándose en niveles similares a los de 2010 y superando claramente el nivel alcanzado en 2015.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate