Diario Sur

La Junta, abierta a cambiar en parte la norma para encajar la idea de Banderas para el Astoria

Recreación virtual del proyecto de Seguí y Banderas.
Recreación virtual del proyecto de Seguí y Banderas. / SUR
  • Cultura rechaza aumentar las plantas permitidas en el suelo del Astoria pero sí podría aceptar subir la altura de cada una de ellas al acoger un uso cultural

Responsables de la Gerencia Municipal de Urbanismo y de la delegación de la Consejería de Cultura mantuvieron ayer una reunión en la que también estuvieron presentes miembros del equipo ganador del concurso de ideas para la manzana de los cines Astoria y Victoria, liderado por el arquitecto José Seguí y respaldado por la empresa Starlite y el actor Antonio Banderas. El objetivo era sentar las bases de partida de un posible cambio de la normativa urbanística del Centro Histórico, en concreto de su Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI), para encajar un proyecto de las características del ganador, cara a un segundo concurso de cesión de este espacio para su explotación.

Este cambio, que obligatoriamente debe pasar por la supervisión de los técnicos de Cultura, se antoja factible, a tenor del resultado del encuentro, aunque con matices. Según varias fuentes consultadas por este periódico, los responsables de la consejería en Málaga se mostraron abiertos a tramitar esta modificación del PEPRI –que tendría que ser solicitada por el Ayuntamiento– en lo relativo al uso de la parcela. Actualmente está calificada como equipamiento para albergar un mercado con negocios de hostelería y, para acoger una idea como la de Seguí y Banderas –un teatro con zona de bares y restaurantes con espectáculo–, tendría que tener un uso mayoritariamente cultural compatible con el comercial asociado. En este punto, no habría demasiadas dificultades.

En cambio, los responsables de Cultura se mostraron reacios a avalar un cambio de la norma que implique modificar la huella que actualmente ocupan los edificios de los antiguos cines y aumentar el número de plantas permitidas en esta parcela.Cabe recordar que varios proyectos de los presentados al concurso de ideas lo superaban, incluido el ganador. Según las fuentes consultadas, no podría pasarse de la planta baja más tres y más ático permitidas en el PEPRI. Cabe recordar que el proyecto con el que el equipo de José Seguí ha ganado el concurso de ideas contempla una altura de planta baja más seis.

No obstante, por el carácter singular del nuevo uso cultural que se pretende para este espacio, la Administración regional sí podría admitir un incremento de la altura interior de cada una de las plantas al tratarse de un edificio que va a tener un uso público, lo que está permitido por la normativa, que contempla 3,5 metros de altura interior como mínimo para este tipo de supuestos.

Asimismo, por la singularidad del proyecto que pudiera implantarse, Cultura podría abordar cambios para este espacio en las normas de las fachadas –orientadas fundamentalmente al uso residencial– y en lo relativo a la planta de ático, donde la Junta vigilará especialmente su impacto en el conjunto del Centro y respecto a las zonas monumentales que lo rodean, como la Alcazaba.

De este modo, según las averiguaciones realizadas, el cambio del PEPRI Centro derivado del resultado del concurso de ideas para la manzana del Astoria podría avalar un proyecto de las características del presentado por Seguí y Banderas, pero no en todos sus parámetros, por lo que no podrá ser un ‘traje a medida’.

La delegada de Cultura, Monsalud Bautista, se mostró satisfecha por el clima de diálogo abierto con el Ayuntamiento de la capital en este caso y aseguró que hay voluntad de que «se haga algo que vaya en consonancia con el entorno».

La reunión también sirvió para abordar otro de los condicionantes del proyecto que se acometa en el Astoria: los hallazgos arqueológicos encontrados en parte de la manzana. Todavía no se han podido realizar las excavaciones en la zona del cine Victoria, para lo que sería necesario derribarlo. Sin embargo, la normativa vigente impide demoler un edificio en el Centro que no esté en situación de ruina hasta que no se apruebe el proyecto para reemplazarlo. Según las fuentes, la Junta y el Ayuntamiento acordaron realizar nuevas excavaciones en la zona peatonal existente entre los cines y la plaza de la Merced, de forma que sus resultados podrían ser concluyentes para arrojar un pronunciamiento respecto al tratamiento del subsuelo de la manzana.

Por otro lado, en el encuentro quedó claro que, mientras no sea aprobada definitivamente la modificación del PEPRI Centro y no se realicen las nuevas excavaciones arqueológicas en la plaza de la Merced, el Ayuntamiento no podrá convocar el segundo concurso público para lo que sería la cesión de la parcela cara al desarrollo y explotación del proyecto por parte de un privado. De este modo, todo dependerá de lo ágiles que sean la Gerencia de Urbanismo y la Consejería de Cultura, entre otros organismos, para llevar a cabo este procedimiento, que podría demorarse un año.

Según las fuentes, los responsables municipales se comprometieron a presentar en las próximas semanas ante Cultura un calendario de la posible tramitación de la iniciativa para acabar con uno de los enclaves más deteriorados delcasco antiguo, enclavado en plena ruta picassiana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate