El concurso del Astoria impondrá a los candidatos el respaldo de una personalidad «con capacidad de proyección»

Vista actual del cine Astoria.
Vista actual del cine Astoria.
  • El alcalde valora la propuesta cultural de Banderas para crear un espacio escénico y comercial en la plaza de la Merced

El concurso para adjudicar la parcela de los antiguos cines Astoria y Victoria impondrá a los candidatos tener el respaldo de una personalidad “con capacidad de proyección”. Esta es una de las conclusiones a las que llega el alcalde, Francisco de la Torre, tras un primer contacto personal ayer con Antonio Banderas para conocer de primera mano su propuesta para crear un espacio escénico y comercial en la plaza de la Merced, que ganó el concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento y que cuenta con el beneplácito del regidor.

De la Torre aclaró que no había un compromiso firme, pero parece natural que el proyecto ganador sea el que se desarrolle, por la parte arquitectónica, el contenido cultural y la sostenibilidad económica. Como el suelo es público tendrá que ser concedido mediante concesión demanial, un proceso que consideró más competitivo, limpio y de consenso si se hace por concurrencia, y advirtió de que puede venir otro proyecto en una línea coincidente, incluso mejor, lo que, citando a Banderas, coincidió en que sería “mejor para Málaga”. “Parece natural que los componentes y fortalezas de la propuesta, si se mantienen y mejoran para dar respuesta al pliego, que gane, pero estará sujeto a la competitividad”.

Ahora, los promotores se han comprometido a hacer un avance más en la formulación arquitectónica y el contenido y a hacer esa solicitud del suelo. La respuesta municipal entonces será iniciar el cambio del Pepri (la normativa urbanística del Centro), y cuando esté aprobado inicialmente se lanzará el concurso para la concesión. “Hay que avanzar en el tema arqueológico, que el proyecto plantea incorporar, coordinados con la Delegación de Cultura de la Junta, para que los estudios no se dilaten en el tiempo”.

De la Torre reconoció que la iniciativa tiene elementos culturales “fuertes, potentes”, con una sala de teatro conectada con otros espacios escénicos nacionales y del exterior, y la posibilidad también de tener una coordinación con el Cervantes y el Festival de cine de Málaga; así como una sala más reducida de teatro alternativo local, “pero debemos ser prudentes en no contar todo para la concurrencia competitiva”. Sobre la figura de Banderas, en el pliego no se podrá poner el nombre, porque sea una determinación previa, pero sí apuntó a una descripción de una persona cualificada con capacidad de proyección, “para la figura de Antonio Banderas o una equivalente si la hay, española o de fuera”. Además, el pliego del concurso incluirá mejoras en la variante cultural y económica para que pueda haber criterios y ofertas para hacer la selección final.

En cuanto al cambio legal del Pepri, los promotores ya se han comprometido a rebajar la altura en el lateral más próximo a las Casas de Campos (norte) para que coincida con su cornisa, aunque queda el escollo del uso y en el otro extremo. Para el alcalde, esa altura “da personalidad al proyecto y es una de las razones por las que ganó el concurso de ideas”, por lo que ahora también se abre un periodo de negociación con la Junta, en la que los promotores propondrán una cierta reducción y la modificación de la normativa. “Hay que hablar con la Consejería de Cultura de la Junta para ver cómo se afronta y que el proyecto tenga personalidad y diálogo con la Alcazaba, y para que sea lo más compatible con el Pepri y sus normas básicas”.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate