Antonio Banderas: «Tenemos un proyecto que puede enamorar a los malagueños»

De la Torre recibió a Banderas a su llegada a la Gerencia Municipal de Urbanismo
De la Torre recibió a Banderas a su llegada a la Gerencia Municipal de Urbanismo / Salvador Salas
  • El concurso para adjudicar la parcela del Astoria se basará en la propuesta del actor, que combina espacios escénicos con restaurantes

«Tenemos un proyecto entre manos que puede enamorar a la malagueños. Si no, no me metería, y creo que los demás implicados tampoco». Antonio Banderas está convencido de que la propuesta que ha ganado el concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento para la manzana que ocupan los antiguos cines Astoria y Victoria, una actuación que él respalda y en la que va de la mano de los estudios de arquitectura de José Seguí y Mendoza Partida, y de la empresa Starlite, supondrá un aporte cultural importante para un centro de Málaga «que está expandiéndose de una forma extraordinaria». Banderas efectuó estas declaraciones en exclusiva para SUR al término de la reunión celebrada durante la mañana de ayer en la Gerencia Municipal de Urbanismo entre el equipo ganador del concurso del Astoria y los directivos de este organismo del Ayuntamiento, encabezados por el alcalde, Francisco de la Torre.

En el encuentro, ambas partes acordaron que la materialización del proyecto se llevará a cabo mediante otro concurso de cesión y explotación de la parcela, si bien legalmente podría adjudicarse a la iniciativa de Banderas de forma directa si se justifica que tiene un interés general para la ciudad. Esta posibilidad ha sido barajada por De la Torre. No obstante, la vía escogida finalmente es la pública concurrencia «para que no haya una crítica fácil sobre el tema», reconoció el alcalde. Eso sí, el concurso se basará en las características de la actuación avalada por el actor y que ha sido la ganadora del concurso de ideas.

En unos dos meses, para finales de junio, el equipo de Seguí y Banderas presentará al Ayuntamiento un proyecto más elaborado para la manzana del Astoria, a partir del que ha ganado el concurso, en el que el uso cultural será más potente, según aseguró Seguí. Todo gravitará en torno a un teatro que, según detalló Antonio Banderas, tendría un nivel de producción propio «fuerte» y «profesional» basado en la búsqueda de patrocinios para garantizar la calidad de los espectáculos sin tener que depender exclusivamente de la taquilla. Asimismo, habrá restaurantes y espacios gastronómicos pero basados en espectáculos de flamenco, jazz o magia.

«Estamos muy ilusionados»

«Estamos muy ilusionados porque creemos que tenemos un proyecto bueno. Cuando llegue la hora de la concesión, el Ayuntamiento tendrá que decidir entre las propuestas que se presenten. Si hay alguna que supera lo que hemos puesto sobre la mesa, que creo que es muy atractivo desde el punto de vista cultural, pues mejor para Málaga, pero de momento creemos que tenemos una cosa entre manos que puede enamorar a la ciudadanía malagueña», dijo el actor.

Recreación del edificio de la propuesta.

Recreación del edificio de la propuesta. / SUR

Según detalló, la propuesta que van a aportar al Ayuntamiento ofrecerá dos espacios teatrales: uno profesional, a la italiana, con unas 600 localidades, y otro más de tipo alternativo que podría convertirse en un plató de televisión. En el caso de hacerse finalmente con la concesión de este espacio que el Ayuntamiento adquirió hace siete años ya por un importe de 21 millones de euros, el equipo de Seguí y Banderas tiraría de muchos de los contactos que el actor ha realizado en sus 37 años de trayectoria profesional. Según concretó, podría traer al Actors Studio de Nueva York para que dé cursos de teatro de alto nivel, la escuela de Stella Adler de Los Ángeles e implicar también a Lluis Pasqual, director del Teatre Lliure de Barcelona. Todo ello combinado con negocios gastronómicos –en los que podrían tener cabida los alumnos de La Cónsula– para sostener financieramente el proyecto. «Se va a hacer una inversión importante por los que vamos a jugar el partido y tiene que haber un retorno, pero si ese retorno está anclado alrededor de un proyecto cultural, bendito sea», resaltó Banderas.

La reunión sirvió para definir el calendario que se maneja para desarrollar la actuación. Para finales de junio, el equipo de Seguí y Banderas presentará un proyecto básico de la actuación con el que solicitarán la cesión del suelo del Astoria. Eso dará pie al equipo de gobierno para reconocer el interés general de la propuesta y convocar un concurso de concesión del espacio por un determinado número de años –se han barajado 35 en el concurso de ideas– y a cambio de un canon que podría ser en metálico o en especie (con la cesión de espacios y usos culturales del proyecto a la ciudad), o combinado.

Modificación urbanística

No obstante, para hacer factible esta propuesta es necesario tramitar una modificación del plan urbanístico del Centro Histórico, que actualmente contempla en ese lugar la realización de un mercado con restaurantes de menor altura respecto al diseño de Seguí. La intención del equipo de gobierno pasa por convocar el concurso a final de año, una vez que esa modificación sea aprobada inicialmente por el Ayuntamiento, y no adjudicarlo definitivamente hasta que esté ratificada. Se calcula que ese tramite duraría un año como poco, ya que requiere informes vinculantes de otras administraciones como Aviación Civil o la Junta de Andalucía sobre cuestiones como la altura de la idea, que supera la permitida. Según Seguí, en el proyecto que presentarán en junio procurarán reducir el volumen en la zona más próxima a la fachada norte de la plaza de la Merced y aminorarlo también hacia la calle Alcazabilla, si bien ahí mantienen la intención de que sea superior a lo establecido actualmente.

La intervención en la parcela también está condicionada por los sondeos arqueológicos que restan por realizar y que dependen de que pueda derribarse el cine Victoria. Urbanismo pretende emplear el proyecto que presente Seguí para solicitar a la Junta permiso para llevar a cabo este derribo, ya que, si no hay riesgo de derrumbe, la normativa urbanística impide realizarlo hasta que no se autorice una actuación para reemplazar el inmueble en cuestión. Si el calendario que se puso ayer sobre la mesa se cumple, las obras del proyecto para levantar el ‘nuevo Astoria’ podrían comenzar en los primeros meses del año 2019.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate