Diario Sur

En libertad los tres detenidos por la pelea que originó la estampida del Cautivo

La Policía Nacional, entre tanto, sigue investigando los hechos
La Policía Nacional, entre tanto, sigue investigando los hechos / Fernando González
  • Ninguno figura como investigado en la causa, pese a que uno de ellos se entregó en comisaría y reconoció ser el causante de los «desórdenes»

El Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga dejó ayer en libertad a los tres detenidos por la pelea en la calle Carretería que derivó en la avalancha durante la procesión del Cautivo, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), desde donde precisaron que ninguno de ellos figura por el momento como investigado en el proceso judicial abierto.

Como ayer adelantó SUR, la Policía Nacional arrestó entre el miércoles y el jueves a tres jóvenes de 22, 23 y 32 años por su presunta implicación en un delito contra la libertad de conciencia en relación a la reyerta, motivada por un rifirrafe al pasar entre las sillas de particulares (no oficiales) colocadas en primera fila, que desencadenó la posterior estampida por las calles del centro de la capital.

El primero de los detenidos es un hombre de 32 años que se presentó el miércoles en comisaría al saberse buscado por la policía y confesó ser el causante de los «desórdenes» que se produjeron la madrugada del Lunes Santo, según confirmó la Comisaría Provincial en un comunicado. Posteriormente, los investigadores arrestaron a los otros dos jóvenes y, al parecer, identificaron a un cuarto individuo. Además, todos ellos habrían sido reconocidos por varios testigos.

Ayer, los tres arrestados pasaron a disposición del juez de guardia. Desde el TSJA indicaron que uno de los detenidos «es un toxicómano que ha reconocido haber participado en la pelea, pero su testimonio ha sido puesto en cuestión, pues la noche de los hechos pudo haber estado ingresado en una unidad de agudos de un centro hospitalario malagueño».

Quedaba, como señaló el TSJA, confirmar este extremo por parte de las autoridades, lo que «excluiría su intervención en los hechos». A la vista de esta hipótesis, y pese a que el detenido también confesó los hechos en el juzgado, se decretó su puesta en libertad sin cargos y se ofició a la Policía Nacional para que siguiera investigando «con el fin de identificar a las personas que provocaron o participaron en los incidentes».

Efectivamente, el sospechoso ingresó la medianoche del domingo en la unidad de agudos del Hospital Civil, pero habría sido dado de alta a las 10.30 del Lunes Santo, según las fuentes consultadas; es decir, 16 horas antes de los sucesos de la procesión del Cautivo. Dicho de otro modo: las gestiones posteriores han revelado que, salvo que haya estado internado en algún otro sitio, la noche de autos no estuvo ingresado en el Civil, como se pensó ayer por la mañana.

La Policía Nacional, entre tanto, sigue investigando los hechos, que según las pesquisas tuvieron como desencadenante una pelea por las sillas que se produjo a las 2.10 horas en la calle Carretería. Al parecer, un hombre tropezó con una de las sillas al intentar pasar entre ellas y empujó a una mujer, lo que originó una pelea con la pareja de ésta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate