Diario Sur

El Gobierno ordena un estudio ambiental más profundo de la ampliación de la playa de los Baños del Carmen

Baños del Carmen (archivo).
Baños del Carmen (archivo). / Ñito Salas
  • El primer informe ecológico, publicado hoy en el BOE, prevé "impactos adversos significativos"

Varapalo a los planes de Costas de ampliar la playa situada entre los Baños del Carmen y el Morlaco, y que se enmarca en el Plan Especial del balneario. El BOE publica hoy la Declaración de Impacto Ambiental abreviada, que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha considerado finalmente insuficiente, ante la contundencia de algunas de las alegaciones que se han presentado por parte de la Junta, el Instituto Español de Oceanografía y el Aula del Mar. Por tanto, la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural concluye: "Es previsible que el proyecto vaya a producir impactos adversos significativos". Como conclusión, se determina que el proyecto de regeneración se tiene que someter a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinario.

En resumidas cuentas: la iniciativa del Gobierno sigue adelante, pero tardará en ser una realidad mucho más de lo previsto inicialmente por la Demarcación de Costas, que ni siquiera consideró en un principio que fuese necesario pasar por este trámite, dado que ya se había hecho en la tramitación del Plan Especial, en el que se incluye. Sobre las razones ecológicas para oponerse o matizar el proyecto, según el caso, el Instituto Español de Oceanografía alega la posible presencia de varias especies de lapas (Patella spp.) que están en peligro de extinción según el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Sobre el espigón situado a levante, aunque reconoce que ha sido desplazado para que no se deposite sobre el roqueo, su construcción tendría impacto por el aumento de la turbidez y la sedimentación que podría afectar a las algas e invertebrados que habitan en las rocas. Además, el desplazamiento del nuevo arenal podría sepultar el pedregal submarino.

Meros en el pedregal

Por su parte, la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, reclama un estudio de la posible presencia de la lapa de Safí o negra (Cymbula nigra), así como de la Patella ferruginea, ambas protegidas por diversas directivas. Otras especies que requieren una evaluación detallada son el alga parda y la siempreviva malagueña (Limonium malacitanum), que es endémica y está en peligro de extinción. El Gobierno andaluz también alude a una posible alteración de los recursos pesqueros, ya que la playa estaría dentro de una zona de producción de moluscos, en especial chirla, coquina y concha fina, por lo que podría tener consecuencias para la flota de artes menores y el marisqueo.

Por último, el Aula del Mar rechaza frontalmente la posibilidad de ampliar el arenal de forma artificial en la zona y esgrime en contra la turbidez que producirá la obra, y que puede suponer la destrucción y la perturbación de las comunidades naturales, entre las que destaca especies como el mero. Este es, según el colectivo ecologista, un indicador de la madurez del ecosistema.

En definitiva, el proyecto sigue adelante y se puede acometer, aunque con muchas reservas y previsiblemente tendrá que cambiar en parte su diseño, su ejecución y las aportaciones de materiales previstas. A partir de este primer informe ambiental, la Demarcación de Costas tendrá que iniciar desde hoy un segundo estudio más profundo, que partirá del actual (por tanto, no tiene que empezar desde cero) pero que a buen seguro retrasará el inicio de la actuación, en el mejor de los casos, hasta el próximo año.