Las autopistas de Málaga están entre las que más tráfico ganan de España

La autopista de Las Pedrizas abrió a finales de 2011 y desde entonces no ha parado de aumentar el tráfico.
La autopista de Las Pedrizas abrió a finales de 2011 y desde entonces no ha parado de aumentar el tráfico. / Sur
  • La vía de peaje de Las Pedrizas es la segunda con un mayor crecimiento del país, mientras que la AP-7 se consolida entre las veteranas

Las dos autopistas de la provincia han crecido en 2016. Ese dato de por sí no es significativo, puesto que lo han hecho todas las de la red nacional. El hecho destacado es que la más joven, la de Las Pedrizas, es la segunda que más tráfico gana de España; mientras que la de la Costa se consolida dentro del grupo de las veteranas.

La AP-46 alcanzó en 2016 una Intensidad Media Diaria (IMD) de 13.152 vehículos, lo que supone un incremento del 13,4% y unos ingresos de casi 14 millones de euros, según informaron fuentes de Sacyr, compañía a la que pertenece la sociedad concesionaria. Esta cifra la sitúa sólo por detrás de la Madrid-Navalcarnero en el ránking de las que más crecen, aunque la malagueña tiene más tráfico.

Otro dato que refleja el empuje económico de la provincia es que el último dato publicado por el Ministerio de Fomento supone que este eje –alternativo a la antigua carretera de Las Pedrizas (A-45)– está ya muy cerca de las previsiones iniciales de la sociedad encargada de su construcción y explotación, y que estimaban alcanzar un promedio de 15.000 vehículos diarios, lo que previsiblemente se producirá este ejercicio. Cabe recordar que esta carretera se inauguró a finales del año 2011, por tanto, en plena crisis. Esa cifra simbólica ya se ha superado durante los meses de verano.

Por esta ruta también transitan a diario 1.315 camiones y autobuses, casi un 15% más. Entre las causas que explican esta evolución está la limitación de velocidad a 80 km/h en buena parte del trazado de la carretera convencional y el temor de los usuarios a los radares de tramo que se instalaron en la zona de los túneles, de lo que uno de ellos se desactivó el año pasado, según la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA); mientras que el otro se mantiene entre los que más infracciones ‘cazan’ del país.

Por otro lado, también tiene un papel destacado la oferta comercial de la concesionaria, con la creación del llamado «bono treinta y mueve», con el cuál los usuarios habituales pueden usarla tantas veces como quieran a lo largo del mes, por el precio de 39 euros. Ello ha contribuido a fidelizar a un buen número de conductores.

Los turistas prefieren el peaje

La autopista de la Costa del Sol (AP-7, Málaga-Guadiaro) pertenece al grupo de las consideradas «veteranas», con más de dos décadas de historia. En este caso, los 29.762 conductores de Intensidad Media Diaria suponen no sólo un incremento del 6,3%; sino que se acerca al máximo histórico, que se produjo en 2007, con 34.070. En este caso, como en el anterior, también existe una limitación general a 80 km/h en buena parte de la A-7 y un cinemómetro de tramo; además de la saturación habitual de la A-7 y del peligro que conllevan los numerosos ramales de incorporación de las urbanizaciones.

Para Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, el mayor uso de las vías de peaje de la provincia está asociado, sobre todo, al aumento de la llegada de turistas por carretera, del que, según sus cifras, se está produciendo un incremento muy importante. «Se ha activado sin duda el uso de las autopistas de peaje por toda la red», afirma el experto, y recuerda que los visitantes, sobre todos los extranjeros, están acostumbrados a pagar por utilizarlas. «Los aumentos coinciden con trayectos vacacionales, que es cuando la gente que hace desplazamientos de largo recorrido prefiere la autopistas».

A su juicio, el temor a los radares en las vías consideradas principal (la A-7 y la A-45, en estos casos) no se puede considerar una causa principal que justifique la mayor afluencia en la alternativa. Pero sí existe un otro factor que es clave: el mal estado de conservación del firme. «La red convencional deja mucho que desear, está deteriorada porque no se invierte lo necesario en mantenimiento».

Récord en Las Pedrizas

Lo que sí influye de manera determinante es el hecho, ya constatado por la Dirección General de Tráfico (DGT), de que la circulación está volviendo a crecer de manera significativa. Así ocurrió en 2016, cuando la Intensidad Media Diaria (IMD) el indicador que sirve para medir el uso de las carreteras, subió del orden del 12% (hasta septiembre, que es el último dato publicado), según la estadística aportada por la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Este primer repunte de dos dígitos se produce después de los años de la crisis, en los que la evolución de la circulación se mantuvo en negativo o con subidas muy leves. En el caso concreto del eje de Las Pedrizas, lo más llamativo es que la vía de peaje crece a un ritmo muy superior al de la vía convencional, un 13,4% frente a un 9,7%. Una última cifra muy interesante para el análisis: el corredor soporta conjuntamente una IMD de 56.627 vehículos, lo que supone un récord histórico en la principal vía de entrada y salida de la provincia desde el interior. El último se produjo en el año 2007 (52.709), que fue precisamente el último antes del colapso económico general.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate