La obra de un hotel saca a la luz pinturas barrocas y del siglo XIX en la calle Álamos

Las pinturas datadas en el siglo XIXmuestran una decoración de tipo vegetal.
Las pinturas datadas en el siglo XIXmuestran una decoración de tipo vegetal. / Paula Hérvele
  • El establecimiento, que contará con 16 habitaciones suites y tendrá una categoría de cuatro estrellas, abrirá sus puertas este año

Los numerosos proyectos de tipo turístico y hotelero que tienen como objetivo del Centro Histórico de Málaga están suponiendo la rehabilitación y puesta en valor de un buen número de edificios construidos en siglos pasados que, de otro modo, habrían estado más años condenados al vacío y el abandono. Un ejemplo de ello es el número 41 de la calle Álamos, una vía en la que, a los establecimientos hoteleros que ya acoge, se sumará a lo largo de este año otro negocio de este tipo. En este caso, se trata de un hotel de cuatro estrellas con capacidad para 16 habitaciones, todas ellas de tipo suite.

Los trabajos para recuperar esta casona, realizados por la empresa Rivervial y valorados en unos dos millones de euros, han sacado a la luz pinturas barrocas y también del siglo XIX que decoran las fachadas del conjunto. El arquitecto director del proyecto,Fernando Pérez del Pulgar, del estudio 969 Arquitectos, explicó que se trata de un caso singular en este tipo de decoración porque el edificio forma una unidad por dentro y, sin embargo, cara al exterior, tiene dos fachadas diferenciadas por sus pinturas. «Es posible que parte de su fachada tuviera que ser reconstruida por algún motivo en el XIXo que se le añadiera esta parte», comentó.

Por su parte, la restauradora Beatriz Martín, de TARMA Restauración y Patrimonio, encargada de sacar a la luz las pinturas, que ya lucen en todo su esplendor tras la retirada de los andamios, apuntó que su recuperación ha sido toda una sorpresa porque, inicialmente, no estaba previsto que aparecieran tantas. «En principio solo vimos, por las catas, que estaban las de la parte que hemos datado en el XIX, que muestran dos grandes ramos o cartelas de decoración vegetal. En la zona del XVIII creíamos que no había pero, a partir de un desconchón, descubrí que sí que estaban. No salían en las catas porque la fachada fue recubierta por entero con una capa de cemento que no las dejaba ver», relató la restauradora.

Bajo una capa de cemento

La aplicación de esa capa de cemento, posiblemente en los años 70 u 80 del siglo pasado, picó los muros, por lo que la recuperación de los dibujos, que fingen ladrillos de tonos rojizos como en otras muchas fachadas barrocas rescatadas, ha sido difícil.

El promotor de este proyecto hotelero es el empresario iraní, con pasaporte británico, Ali Abedi, quien puso sus ojos en Málaga para llevar a cabo este proyecto hotelero por haber viajado años atrás a Marbella. Según ha podido conocer este periódico, se trata de un inversor que ya no puede regresar a su país por los conflictos armados en la zona y que ha visto en el potencial turístico de la capital un modo para relanzar sus negocios. Todas las habitaciones del hotel serán tipo suite y el establecimiento contará también con un restaurante y un local comercial en planta baja. La intención del promotor es que pueda abrir sus puertas este verano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate