Diario Sur

Las lluvias dejan hasta 45 litros en Málaga y las presas recuperan reservas

Las paraguas se impusieron ayer en las calles de toda la provincia.
Las paraguas se impusieron ayer en las calles de toda la provincia. / Álvaro Cabrera
  • Aemet activa un aviso naranja por oleaje fuerte de levante, que podría volver a dañar las playasa pocos días del inicio de la Semana Santa

El invierno se va a despedir en la provincia con un temporal de lluvia, viento y fenómenos costeros que sólo ayer descargó más de 45 litros por metro cuadrado, sobre todo en puntos de la Costa del Sol occidental. Al contrario de los dos episodios anteriores, esta vez han sido precipitaciones intensas y persistentes en el tiempo pero no torrenciales, por lo que sus efectos beneficiosos se extenderán al campo y también a las reservas, que se encuentran en situación de prealerta de sequía en varias zonas. Aunque sin lanzar las campanas al vuelo, de momento hasta ayer por la tarde el frente húmedo había permitido recoger unos cinco hectómetros cúbicos en el conjunto de las presas malagueñas.

Por comarcas, los aguaceros más intensos se produjeron en el entorno de Marbella: 44,5 litros por metro cuadrado en el embalse de La Concepción; 40 en Ojén y 44 en Cabopino. En el Valle del Guadalhorce destacan Coín (37) y la cuenca de los pantanos del sistema: 27,5 en el Conde y 24 en el Guadalteba. También la Serranía de Ronda recibió los beneficios de la lluvia, con37 litros por metro cuadrado en la cuenca del río Genal (Jubrique).

Igualmente, llovió de forma abundante en la Costa del Sol, con hasta 40 litros en Fuengirola, 35 en la Sierra de Mijas y 30 en Torremolinos. En la capital se contabilizaron 28 litros en el aeropuerto; 22 en el Palacio de la Tinta y en el puerto; y volúmenes similares en las presas del Limonero y Casasola.

Otra vez la Dana

De nuevo, el origen de este fenómeno está en los efectos de una Depresión Aislada en Niveles Altos (Dana), como explica José Luis Escudero, meteorólogo aficionado y autor del blog Tormentas y Rayos, de SUR.es. «Una vaguada acompañada de aire frío polar marítimo, que nunca está claro dónde se va a posicionar», comenta. En este caso, lo ha hecho entre la zona de Almería y Murcia, y la mayor descarga se ha producido en Alicante, donde ha dejado inundaciones como las recientes de la zona este de la capital. Luego se ha ido desplazando hacia el Mar de Alborán y el Estrecho, y los vientos han cambiado a levante, que es húmedo. «Es lo que los aficionados llaman el Monzón malagueño, que puede llover durante varias horas seguidas». Ayer se situó en el Golfo de Cádiz, por lo que hoy se esperan vientos fuertes en el litoral y en las zonas altas, con mar de fondo pero no lluvia. El jueves subirá de nuevo y puede haber otra vez chubascos debilitados.

De hecho, para hoy el Centro Meteorológico de Aemet ha activado un aviso naranja por fenómenos costeros, desde las 8.00 hasta las 00.00 horas. Las olas podrían alcanzar de cuatro a cinco metros, con viento del este e intervalos de fuerza 8. Podrían llegar hasta los 90-100 km/h. En este contexto, se pueden producir de nuevo daños en las playas, especialmente en la zona de la Costa del Sol (entre Benalmádena y Fuengirola), a pocos días de la Semana Santa

Las consecuencias más inmediatas y positivas del enésimo temporal –y este especialmente por su baja intensidad– es el riego que han recibido los cultivos, sobre todo los del Guadalhorce; y la recarga de embalses y acuíferos. El que abastece a la Costa del Sol, La Concepción, está prácticamente lleno y no se descarta que tenga que empezar a desagüar en breve. El resto también han recibido aportes aunque de menor intensidad. En total, las reservas suman 326 hectómetros cúbicos, diez menos que en las mismas fechas del año anterior, que ya fue muy seco, aunque suficiente para afrontar el verano sin restricciones.

La predicción de Aemet para hoy apunta a cielos nubosos, sin descartar chubascos aislados. Temperaturas mínimas en ascenso y máximas sin cambios. Vientos de levante, fuertes con rachas muy fuertes en zonas altas, en el extremo occidental de la Costa y el Guadalhorce.