La Policía no tiene acreditado que exista delito en el vídeo del youtuber

  • No se ha presentado ninguna denuncia en relación a las imágenes difundidas por el malagueño Abel García en las que se ve cómo echa gas de pimienta a una pizza para lastimar a un pizzero

Los investigadores de la Policía Nacional no tienen acreditado que exista delito en cuanto al vídeo difundido por el youtuber malagueño Abel García en el que se ve cómo echa gas de pimienta a una pizza para lastimar a un pizzero. Así lo han asegurado las fuentes consultadas por este periódico, quienes han recordado que no se ha presentado ninguna denuncia respecto a estos hechos.

Fueron los agentes del Grupo de Delitos Tecnológicos del Cuerpo Nacional de Policía quienes se hicieron cargo de la investigación para determinar en primer lugar si se trató de una acción real y, si es así, concretar si al youtuber se le podían imputar delitos como agresión o contra la dignidad de las personas.

Pero no ha sido así. De hecho, las fuentes consultadas han asegurado que los agentes no pueden acreditar que exista delito en relación al vídeo, ya que ni se ha interpuesto ninguna denuncia. Además, los policías se pusieron en contacto con Dominos pizza, empresa que se refleja en el chaleco del repartidor que se ve, para esclarecer lo ocurrido.

Éstos les informaron de que no tienen constancia de que ninguno de sus repartidores haya sido atacado. Así lo han asegurado las fuentes de la empresa consultadas por este periódico, quienes han apuntado que en Dominos están seguros de que el vídeo es un montaje. Entre otros aspectos, porque el repartidor que aparece en el vídeo no sigue las directrices de la marca a la hora de realizar las entregas.

El vídeo

«Broma a pizzero le echo gas pimienta sale muy mal» es el título del vídeo que el youtuber Abel García publicó recientemente y que aparece eliminado de esta red «porque infringía la política de Youtube sobre acoso e intimidación».

En el vídeo, de menos de tres minutos de duración, el joven malagueño enseña un espray de defensa personal hecho de pimienta y cuenta que le va a gastar una broma a un pizzero, al que hace esperar un momento una vez entregada la pizza para echar el gas y devolvérsela con el pretexto de que no está bien.

Al devolverle la pizza al repartidor lo hace con la caja abierta, de manera que el gas afecta al trabajador, que la tira, y también acaba afectando al bromista, que cierra la puerta y cuenta cómo le pican los ojos y la nariz, aconsejando a sus seguidores que no usen ese espray.

A continuación Abel García graba otro vídeo explicando que Youtube ha retirado su vídeo porque incumple sus normas, pero que a él le da igual porque lo ha colgado en otro portal.

«Nos vemos en el próximo vídeo, que lo mismo es incluso más fuerte que éste», dice a sus seguidores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate