Diario Sur

Puesta a punto para la Cumbre Hispano-Francesa

El salón de plenos, lugar donde se desarrollará la cumbre, se limpia en profundidad.
El salón de plenos, lugar donde se desarrollará la cumbre, se limpia en profundidad. / Salvador Salas
  • El Ayuntamiento se prepara para vestirse de largo el lunes 20 en un sprint final con limpieza a fondo de salones, introducción de la fibra óptica, repaso de pintura y especial atención a la seguridad

La XXV cumbre hispano-francesa, que se celebrará el próximo lunes 20 y que tendrá su epicentro en la Casona del Parque, ha supuesto toda una revolución si se cuenta el número de operarios, cerca de una treintena, que se han puesto las pilas desde finales de la semana pasada remozando y mejorando el Ayuntamiento, cuidando la vegetación del Parque y jardines de Pedro Luis Alonso, los alrededores del Rectorado y el Banco de España, edificios donde también tendrá lugar el encuentro, que están haciendo lo propio para mostrar sus mejores galas.

Esta semana es patente la puesta a punto para recibir a los líderes de ambos países, el presidente de la República Francesa, François Hollande, y el presidente español Mariano Rajoy y sus respectivas comitivas. La decisión de celebrar este encuentro fuera de Madrid supone un guiño que pone de relieve la trascendencia que Málaga tiene en la relación con los vecinos del norte tras la apertura de la primera sede del centro Georges Pompidou fuera de Francia. Aquí se acogerá a los medios de comunicación, donde habrá más de cien periodistas acreditados, y será el lugar elegido para la rueda de prensa, por la tarde, de las conclusiones del encuentro bilateral. Antes o después, Hollande, acompañado de Rajoy y del alcalde Francisco de la Torre visitarán sus instalaciones. Se estudia incluir el Museo de la Aduana en el recorrido.

Por la mañana, tendrá el protagonismo el edificio que Guerrero Strachan y Rivera Vera proyectaran junto al Parque de Málaga para ser la sede consistorial o ‘hôtel de villé’, como reza en una placa, la misma que Hollande tendrá nada más entrar a la altura de sus ojos. La carrera estos días ha sido por pintar los pasillos y estancias, limpiar a fondo los salones de gala, incluyendo cortinaje y alfombras e introducir la fibra óptica en todo el edificio, como explicaba la concejal de Servicios Operativos, Teresa Porras. Se ha dado lustre a las lámparas de araña de los pasillos que en su día llegaran del Hotel Miramar, como puntualizaba el jefe de Protocolo del Ayuntamiento, Fernando Leguina, que reseñaba que se han recuperado dos lamparitas de mesa de gran valor.

Remozado en el Museo de la Aduana.

Remozado en el Museo de la Aduana. / Salvador Salas

Especial atención se ha puesto en el salón de plenos, donde se celebrará la cumbre política, así como en el patio de Banderas o salón de los Espejos, éstos dos últimos donde se baraja realizar el ágape. Un asunto que finalmente dirimirán los servicios de seguridad. La vigilancia y el control policial, como en cualquier evento de estas características, será una de las máximas, como explicaba el concejal de Seguridad, Mario Cortés, quien añadía que se cortará al tráfico rodado particular los accesos a la Casona. Se están poniendo a punto las cámaras de videovigilancia de las principales estancias del Ayuntamiento y los controles de acceso, y mañana se celebrará una junta de seguridad entre el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones y el alcalde para cerrar este asunto, amén del control que tendrán los servicios de Moncloa y la Policía Nacional. Málaga fue sede en 2002 de otra cumbre bilateral entre ambos países cuando el peligro era ETA, y ahora se pondrá especial atención a la amenaza yihadista. La Casona es un lugar privilegiado con pocos edificios a su alrededor, que puede ser vigilada desde la Alcazaba, y con una avenida casi diáfana, lo que facilitará la vigilancia a buen seguro.

Grupo Socialista: Moreno le da un tirón de orejas a Medina

El movimiento de operarios no pudo tapar el correveidile de concejales de un grupo a otro para contar, entre estupefactos y ‘flipados’, cómo la edil socialista Begoña Medina había salvado el asiento del director de Medio Ambiente, Luis Medina-Montoya. Los comentarios pasaban por preguntarse cuál era el ‘pacto’ para que ella entregara la cuchara al PP, y subía el tono de guasa con el tuit del líder naranja, Juan Cassá, que decía que tras el Polo Digital, el PSOEno había encontrado otro motivo para pactar con el PPque salvar a un director muy cuestionado. En IU-Málaga para la Gente, que llevaban la moción anteayer para apear a Medina-Montoya de su puesto por ser «responsable» de las contrataciones irregulares a autónomos eran más duros:«Begoña se ha vendido por dos alcantarillas de la carretera de Cádiz», dando a entender que ésta no querría romper su relación ‘privilegiada’ con el edil del distrito (Raúl Jiménez), en el que ella se mueve.

El tirón de orejas a Medina por parte de la portavoz socialista Mari Carmen Moreno fue patente. Cuentan que la edil votó lo que le vino en gana sin preguntar sobre un asunto de máxima importancia.