Málaga a trazos: Tras la tapia de Nereo

Málaga a trazos: Tras la tapia de Nereo
  • Si el paseante cede ante la curiosidad y traspasa el umbral encontrará su recompensa, un astillero a la antigua usanza, vivo y rebosante de tesoros

Al principio de Pedregalejo hay una tapia que traza con exactitud el límite del viejo barrio de pescadores, a la vez que contiene y preserva su singularidad frente a otras formas menos amables de ocupación del litoral, como el vecino Morlaco. Que esa tapia se alce en la convergencia entre la calle Varadero y el callejón de la Marina ya anuncia que pueden ocultarse ciertos prodigios en su interior, pues el callejero nunca es casual y raras veces decepciona con sus denominaciones.

Si el paseante cede ante la curiosidad y traspasa el umbral encontrará su recompensa, un astillero a la antigua usanza, vivo y rebosante de tesoros: jábegas, sardinales, bucetas y la réplica en construcción de un bergantín del siglo XVIII, siguiendo la tradición de la carpintería de ribera de la cual la familia Sánchez Guitard es depositaria. El lugar tiene nombre de dios marino, como era de esperar: Nereo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate