Diario Sur

Gestos sobre el río Fahala

Cargos del PSOE en Fahala, ayer
Cargos del PSOE en Fahala, ayer
  • Elías Bendodo y Francisco Conejo visitan Alhaurín el Grande en días consecutivos para mostrar su apoyo a uno y otro sector tras una fallida moción de censura que acabará en los tribunales

El río Fahala, para los foráneos que desconozcan esta zona de Alhaurín el Grande, separa este municipio con la pedanía de Villafranco del Guadalhorce, que hasta la construcción de la carretera Casapalma-Coín, era casi de obligado paso para los que quisieran acceder al pueblo desde Málaga capital. Funcionando como símbolo de la malas conexiones entre esta localidad y el resto de la provincia, el portavoz socialista en la Diputación, ‘número 3’ del PSOE de Andalucía y exedil de Alhaurín, Francisco Conejo, eligió ayer precisamente este espacio para ‘regresar’ al lugar que le vio nacer, tanto en lo literal como en lo político, para pedir justamente al ente provincial que invierta en las carreteras que unen Alhaurín con Málaga.

Aunque su relación con el pueblo puede hacer pensar que Conejo es asiduo en él, lo cierto es que su marcha del Consistorio tuvo lugar tras una dolorosa moción de censura en el año 2000 –en la que salió elegido Juan Martín Serón–, y son muchas las voces contra su gestión. Tras aquello, muchos le acusaron también de ser el responsable de que el PSOE tuviera un gestora en la localidad durante casi cuatro años.

Las visitas del portavoz socialita a su ‘casa’, por tanto, no son habituales, por lo que su presencia en el día de ayer no se entiende exclusivamente desde el punto de vista de la petición, sino que el trasfondo no es otro que la fallida moción de censura del día 25, que como SURadelantó entonces no era el fin de una iniciativa, sino el comienzo de una batalla judicial que dará su primer paso en los próximos días cuando la oposición presente una demanda por vulneración de derechos fundamentales.

Sin embargo, si Francisco Conejo es parco en visitas a Alhaurín el Grande, su rival directo en la Diputación y presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, no lo es menos. Justo un día después de la presencia de Conejo, Bendodo pisará hoy el municipio en una visita que han llamado «institucional», pero cuya motivación es exactamente la misma que la del portavoz socialista: visibilizar la posición ante la moción de censura.

En el caso del presidente ‘popular’, éste –a diferencia de Conejo– no podrá estar acompañado de ningún edil de su partido, ya que la única que tenían, Mari Francis Fernández, ha sido suspendida temporalmente de militancia por apoyar la moción. De quién sí podrá rodearse Bendodo es de la alcaldesa, Antonia Ledesma, y del resto de sus concejales, otrora mienbros del PP. No en vano, ya son varias fuentes las que alertan de que la reincorporación de este grupo de ediles al partido de centroderecha es una cuestión de tiempo. Dos años después de que el presidente de la Diputación paseara por las calles de Alhaurín el Grande en una discreta campaña electoral ondeando la bandera de la «regeneración política», su visita de hoy sólo se puede entender en una clave de apoyo a Ledesma, exnúmero 2 de Martín Serón, y su sucesora en el sillón de la Alcaldía.

Estos ‘gestos sobre el río Fahala’ protagonizados por los líderes provinciales de PP y PSOE en estos días son simplemente eso: gestos. Los vecinos de Alhaurín el Grande tendrán que seguir esperando, una vez más, a que su Ayuntamiento deje de ser un esperpéntico escenario de mociones y rencillas en los que intervienen líderes provinciales, para que por fin se hable de las tranformaciones que el municipio necesita. Entre ellas, un puente sobre el río Fahala.