La tienda de disfraces Gato Negro cierra después de 25 años en Málaga

El establecimiento se encuentra en calle Carretería número 22.
El establecimiento se encuentra en calle Carretería número 22. / R. Aparicio
  • Su propietaria, Ana Alvarado, se jubila en marzo y anuncia el cese del negocio debido a la "brusca" caída de las ventas en la última década. La competencia de los bazares chinos tienen mucho que ver en su decisión de tirar la toalla

Ana Alvarado habla con SUR y "con toda la pena de su corazón "del inminente cierre de su negocio, un local con tradición y solera en el Centro de Málaga. Hace ya 25 años que esta azafata de vuelo se bajó del último avión para siempre con la idea de poner en marcha su propio negocio y hacer realidad un sueño que en breve echará el cierre: Gato Negro, un referente en venta -y la primera de alquiler- de disfraces en Málaga. Un lugar que con los años se convirtió para muchos en visita obligada previa a las fiestas, al Carnaval -y, en los últimos años- a la celebración de Halloween. "Cierro con pena pero después de tantos años luchando una se desilusiona, pierde fuerza. La gente quiere disfraces de calidad tirados de precio y eso no puede ser", explica a SUR la propietaria, resiganada. Su negocio hace ya aproximadamente una década que arrastra una caída abrupta de ventas. Los bazares chinos, "con disfraces y material de mala calidad pero baratístimos", tienen mucho que ver en su decisión de tirar la toalla.

Hubo una época dorada en la que los clientes, recuerda Alvarado, sabían valorar la calidad de sus disfraces pero ahora, insiste, no hay nada que hacer contra la oferta irrechazable de los bazares que venden productos similares y a precios irrisorios. "La calidad de los chinos es muy mala pero la gente, con la crisis, piensa que es solo para un día el disfraz y no está dispuesto a gastarse más", cuenta. Ana tiene una hija pero ella no va a mantener el negocio familiar. "Mi hija tiene dos trabajos y tres hijos. Y no merece la pena que siga con la tienda", sentencia.

Escaparate de la tienda.

Escaparate de la tienda. / R. Aparicio

Gato Negro permanecerá abierto hasta el próximo 6 de marzo (calle Carretería número 22). Unos días después, el 10, Ana cumple 63 años y desea soplar las velas y celebrar su jubilación liberada de la carga del negocio. Hasta entonces anuncia la liquidación de sus productos a buenos precios. "Hay disfraces que son un verdadero chollo".

Durante los 25 años que ha funcionado el negocio, Gato Negro, ha ofrecido una amplia variedad "y alta calidad" de disfraces y complementos (maquillaje, barbas, pelucas, bigotes y un largo etcétera), que se han ido renovando continuamente. También han ofrecido hasta la fecha diseños propios y disfraces a media. "Yo seguiré cosiendo y diseñando, eso sí lo voy a seguir haciendo porque me encanta", mantiene Ana.

Estos especialistas en disfraces se despiden para siempre. Esta edición del Carnaval 2017 en Málaga será la última para la popular tienda que ya no disfrazará a más malagueños.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate