Diario Sur

La aprobación del plan para la Catedral abrirá el grifo de los fondos públicos para las obras

Una de las carencias que señala el plan director es la ausencia de la torre sur.
Una de las carencias que señala el plan director es la ausencia de la torre sur. / Fernando González
  • El Ministerio de Cultura exige la aprobación del documento que el Obispado tramita ante la Junta para ayudar a financiar los proyectos

La aprobación del plan director para la Catedral de Málaga, que –como ayer avanzó SUR– ha retomado el Obispado de Málaga en los últimos meses, supondrá un punto de inflexión no solo en lo relativo a la definición de la hoja de ruta a seguir en los próximos años para subsanar las deficiencias y solventar necesidades que presenta el templo y acabar sus obras, sino también un paso decisivo para que la Iglesia Católica pueda conseguir financiación de los proyectos que se concreten para culminarlas. A diferencia de otras muchas catedrales españolas, la de Málaga carece aún de un plan director, pese a que esta figura está contemplada en el Plan Nacional de Catedrales desde los años noventa del pasado siglo.

El contenido de este plan del Ministerio de Cultura deja claro que «como criterio general, solo se deberán realizar intervenciones en aquellas catedrales declaradas bien de interés cultural que dispongan de plan director, y dichas intervenciones deberán contemplar acciones contenidas y previstas en el plan». Igualmente, cuando aborda los criterios para programar actuaciones que pueden beneficiarse de la ayuda estatal, señala como requisito la existencia de un plan director para realizar cualquier intervención «en el marco de esta herramienta de conocimiento y planificación de estrategias».

Según pudo conocer este periódico, la ausencia de un plan director para la Catedral de Málaga ha mermado en los últimos años la posibilidad de que el monumento se acoja a ayudas del Instituto del Patrimonio Cultural de España, que gestiona desde 2004 los proyectos de rehabilitación financiados por el denominado ‘1% cultural’ del Ministerio de Fomento. «No tener un plan director ha supuesto una desventaja y ha habido posibilidad de inversiones que se han perdido», reconocieron fuentes consultadas por SUR.

Todo ello cambiará con la luz verde a un plan director que, desde finales de 2016, se encuentra en los despachos de la Gerencia Municipal de Urbanismo y la delegación provincial de la Consejería de Cultura. Este departamento del Gobierno andaluz es el que tiene la última palabra sobre la autorización del plan, que realiza un completo diagnóstico del edificio y detalla un programa de necesidades entre las que se encuentra el problema de las filtraciones en la cubierta, que no se han solventado con la ‘segunda piel’ de ladrillo que se aplicó sobre las bóvedas hace nueve años. Se trata de un proyecto que fue costeado por la Junta, junto con el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento, y que supuso una inversión de unos 1,6 millones de euros.

Actuaciones

El plan no señala qué proyectos son los que deben acometerse para dar respuesta a cada una de las carencias del templo –entre ellas la finalización de la torre sur y los remates de sus fachadas, los problemas de accesibilidad que presentan el archivo y el museo y la ampliación de la actual sacristía–, aunque aporta posibles soluciones. Así, en lo relativo a la cubierta, recuerda que existen unos planos del siglo XVIII para colocar al edificio un tejado a dos aguas.

La administración andaluza está dispuesta a ponerse pronto manos a la obra en el análisis del plan director presentado por el Obispado en los últimos días de diciembre. La delegada de Cultura, Monsalud Bautista, explicó que el plan será analizado «por fases, tal y como está estructurado», a lo largo de las próximas semanas. Llevarán a cabo esta labor tanto técnicos de la delegación provincial de la consejería, como de la Dirección General de Bienes Culturales, con sede en Sevilla. Son varios los tomos y paneles que conforman el documento del plan director para la Catedral, elaborado por el arquitecto madrileño Gabriel Ruiz Cabrero, con la colaboración del malagueño Juan ManuelSánchez La Chica.

Por su parte, el concejal de Ordenación delTerritorio, Francisco Pomares, destacó que se trata de un trabajo «muy bien elaborado, arduo, riguroso y ambicioso». «Sabe recoger la historia de laCatedral, sus necesidades y los retos a afrontar los próximos años, no solo desde el punto de vista arquitectónico, sino también cultural, social, monumental, funcional y religioso como principal templo de culto de nuestra ciudad. Marcará la historia futura que está por escribir de nuestra Catedral», opinó el concejal de Urbanismo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate