Diario Sur

El Obispado presenta al Ayuntamiento y a la Junta el plan para acabar la Catedral de Málaga

Recreación de la Catedral acabada con la torre sur y la realización de los elementos que le faltan a la coronación de la fachada a la plaza del Obispo.
Recreación de la Catedral acabada con la torre sur y la realización de los elementos que le faltan a la coronación de la fachada a la plaza del Obispo. / SUR
  • El documento, que fue anunciado hace ocho años por la diócesis, detalla todas las necesidades del templo, entre ellas una cubierta

«Las catedrales son organismos vivos y hay que dejarlas que sigan su vida». Son palabras del obispo de Málaga, Jesús Catalá, en la rueda de prensa que ofreció a finales de 2009, un año después de tomar posesión de la diócesis. Ocho años más tarde, vuelven a cobrar actualidad después de que la diócesis haya retomado los trámites para aprobar el plan director que el prelado anunció en aquella comparecencia pública para el primer templo de la ciudad y uno de los monumentos más emblemáticos de la provincia. Según ha podido confirmar SUR, antes de las pasadas fiestas navideñas, el Obispado registró en la delegación de la Consejería de Cultura y en la Gerencia Municipal de Urbanismo el citado plan, que realiza un completo análisis y diagnóstico del edificio para establecer un programa de necesidades sobre las que no se proponen proyectos concretos, pero sí posibles soluciones.

Así, en manos de los técnicos de Cultura se encuentra ya un documento que el Obispado ha tardado seis años –desde que anunció el inicio de su redacción– en entregar la administración andaluza, que debe supervisarlo y aprobarlo en última instancia al tener las competencias en esta materia, por tratarse de un monumento que es bien de interés cultural.

Goteras

La entrega al Gobierno andaluz y el Ayuntamiento del plan director para la Catedral de Málaga, elaborado por el arquitecto Gabriel Ruiz Cabrero con la colaboración de Juan Manuel Sánchez La Chica, se produjo pocas semanas después de las fuertes lluvias del pasado 4 de diciembre, que provocaron varias goteras en el interior de las naves catedralicias, lo que preocupó especialmente a los responsables de la diócesis y del Cabildo Catedralicio. Estas filtraciones de agua vinieron a demostrar, una vez más, que no ha funcionado como se esperaba la ‘segunda piel’ de ladrillos que se aplicó sobre las cubiertas de las bóvedas hace nueve años, un proyecto promovido por la Junta, junto con el Ministerio de Cultura y el Obispado, que tuvo un coste de unos 1,6 millones de euros.

Una de las cuestiones que aborda el plan director, sin decantarse por un proyecto concreto, es precisamente la necesidad de dar una solución definitiva a la cubierta para acabar con las goteras y procurar la integridad del templo. En ese sentido, el plan recuerda que se conservan los planos de un tejado a dos aguas que fue proyectado en el siglo XVIII. Sin embargo, nunca llegó a realizarse, como tampoco se culminó la torre sur, lo que ha hecho que a la Catedral se la conozca con el apodo de ‘La Manquita’.

No obstante, el Obispado ya dejó claro en su momento que la finalización de este campanario no es algo prioritario dentro del plan director para el primer templo de la diócesis que, a su juicio, adolece de otros defectos que perjudican su funcionamiento como lugar de culto. Así, una de las cuestiones que también se han puesto de manifiesto en relación a este asunto es la necesidad de dotarlo de una sacristía acorde con las características de la ceremonias que acoge y en las que participan numerosos sacerdotes. Esta sacristía llegó a proyectarse, como una continuación de la estancia que actualmente ejerce como tal, en el suelo que hoy ocupan los jardines de la calle Císter.

También para facilitar la realización de ceremonias con numerosos celebrantes, y adaptar el templo a las normas del Concilio Vaticano II, se plantea bajar la altura del presbiterio –que desde hace varios años está formado por una estructura provisional que lo amplía– y suprimir el templete o tabernáculo que lo preside desde el siglo XIX, que podría ser trasladado a otra capilla u otro templo.

La asociación ciudadana Málaga por suCatedral lleva dos años ejerciendo una labor de concienciación sobre la necesidad de finalizar las obras de la Catedral, un proyecto que parece haber retomado con firmeza el Obispado. Según pudo conocer este periódico, fue a mediados del año pasado cuando la diócesis reactivó los trámites para elevar el plan director a las administraciones públicas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate