Diario Sur

La Junta fija un 65% de servicios mínimos en la huelga del metro el día de la Cabalgata

Si no se remedia hoy, el metro vivirá el jueves la primera huelga de su breve historia.
Si no se remedia hoy, el metro vivirá el jueves la primera huelga de su breve historia. / SUR
  • El 5 de enero es una de las jornadas con más viajeros del año en el suburbano, sólo superado por el Jueves Santo

Los ciudadanos que pretendan acudir mañana a la Cabalgata de los Reyes Magos en la capital se encontrarán con una desagradable noticia. Los trabajadores del metro han convocado la primera huelga de su corta historia (se inauguró en julio de 2014), por lo que la frecuencia de paso de los trenes será peor de la prevista inicialmente. Si en los años anteriores pasaba un convoy cada siete minutos, en esta ocasión será de doce minutos.

Este será, a nivel práctico, el principal efecto que tendrán los paros, que se producirán en uno de los días con mayor afluencia de pasajeros del año. No en vano, hay que recordar que el suburbano alcanzó el 5 de enero de 2015 su primer récord, con casi 26.000 (el año pasado, la lluvia deslució el evento); sólo superado por el Jueves Santo de 2016, con 28.629. Por lo demás, el Gobierno andaluz ya ha fijado unos servicios mínimos del 65% en los trenes, del 75% en las estaciones y del 100% en el puesto de control. Lo que no cambiará es la hora hasta la que se podrá coger el metro, que se mantendrá operativo hasta la una y media de la mañana.

La decisión llega después del último intento de negociación, que se produjo ayer en el Sercla, y que se cerró sin acuerdo. Juan Vicente Pomares, presidente del comité y representante del sindicato CCOO, consideró que el encuentro había sido «decepcionante»: «Esperábamos a la empresa más receptiva, pero lleva el no por bandera. Hemos hecho nuestras propuestas para desconvocar la huelga, hemos bajado mucho las pretensiones, y lejos de intentar llegar a un acuerdo han seguido con el no y no han propuesto nada», aseguró. Según el líder sindical, los directivos de Metro de Málaga hacen hincapié en que ellos no pueden hacer cambios porque las impone la Junta, «pero en Sevilla están un 15% por encima sólo en salario, aparte de las condiciones de conciliación familiar, que son muy superiores». Hoy se producirá una última reunión con la empresa sobre los servicios mínimos, «pero no esperamos ningún acercamiento. Nosotros queremos negociar, no queremos ir a la huelga», aseguró, y anunció que han denunciado los servicios mínimos por considerarlos «abusivos».

Calendario de protestas

Si esta medida no hace cambiar la actitud de la dirección, a partir del día 5 los convocantes pretenden llevar a cabo concentraciones cada 15 días, sobre todo en el intercambiador de El Perchel, «para visualizar el malestar de los trabajadores». «Además, vista la actitud de la empresa, nos sentaremos el comité, los sindicatos y los trabajadores para endurecer las movilizaciones y no descartamos nuevos paros en los próximos meses, incluso en Semana Santa» (es el momento de mayor afluencia de pasajeros del año).

Según las fuentes sindicales, la empresa alega que el convenio colectivo está en vigor hasta el 31 de diciembre de 2017, y hasta entonces no quieren negociar. Este periódico intentó ayer sin éxito recabar una postura oficial de Metro de Málaga. Por parte de la Consejería de Fomento, fuentes de la institución se mostraron prudentes y optaron por esperar hasta hoy por si pudiera producirse un último movimiento que permita desconvocar la huelga.

Las peticiones de los convocantes pasan por «actualizar» las condiciones laborales para acercarlas a las de la explotación del metro de Sevilla, lo que, según Pomares, supondría mejoras sobre todo en conciliación familiar. «El tema salarial no es el principal caballo de batalla».