Medio Ambiente multa con 25.000 euros a un instituto por una poda excesiva

El inspector que realizó el informe no se presentó a la dirección, ni dejó un acta sobre el mismo tras realizarlo.
El inspector que realizó el informe no se presentó a la dirección, ni dejó un acta sobre el mismo tras realizarlo. / Iván Gelibter
  • El IES La Rosaleda exige acceder al acta de la inspección que determinó que el centro habría incumplido los permisos solicitados

24.432,34 euros. Esa es la cantidad exacta que el Instituto de Enseñanza Secundaria La Rosaleda, situado en Málaga capital, tendrá que pagar al Ayuntamiento en concepto de una multa por, supuestamente, haber podado una decena de árboles en un porcentaje mayor del que establecían los permisos concedidos. Sin embargo, desde el centro escolar no solo no están de acuerdo con una sanción que les parece a todas luces «excesiva», sino que critican que el resultado de la inspección en la que se basa el área de Parques y Jardines para establecer el incumplimiento no se ha hecho público, y que ese inspector no se presentó ante la dirección del centro, ni presentó acta alguna de la misma.

Los hechos ocurrieron en el mes de febrero de 2015. Tal como pudo saber SUR de fuentes internas del Instituto, la falta de seguridad a causa del estado de las ramas de seis ficus y cinco eucaliptos del interior de las instalaciones obligó a la dirección a tomar la determinación de podar parte de estos árboles. Tras pedir los permisos –a los que este periódico ha tenido acceso–, se determinó que dicha poda podría ser realizada en un 50 por ciento de ambas especies. Tras contratar a una empresa especializada, los árboles fueron podados.

Más de un año después de aquello, y tras una denuncia recibida en el área de Medio Ambiente, el centro escolar recibió una notificación de sanción mediante la cual se especificaba que deberían pagar casi 25.000 euros de sanción, ya que una inspección habría determinado que esta poda no se hizo en los términos establecidos, sino que algunos de los árboles habrían sido podados al 60 por ciento, e incluso en algunos de los casos, al 80.

Uno de los eucaliptos afectados.

Uno de los eucaliptos afectados. / Iván Gelibter

Consultado por SUR, el director del Instituto Rosaleda, Fernando Rosas, se mostró totalmente en contra de esta denuncia, y criticó los términos en los que se realizó la inspección. «Según consta en la denuncia, un inspector vino en junio de 2015 y estableció que se habían incumplido los porcentajes máximos de la poda. Sin embargo, en el centro no tenemos constancia alguna de que esta inspección se haya realizado, ya que el autor ni se presentó ante mí, ni ante ningún otro miembro del Instituto, algo que a nuestro juicio no es normal», señala. Además, y según Rosas, el Instituto no ha podido ver el informe completo ni la manera en la que el inspector puede determinar estos porcentajes, por lo que recurrió la sanción. Pese a ello, el Ayuntamiento ya ha contestado a las alegaciones y sigue sin darles la razón. En el caso concreto del informe, la respuesta de Medio Ambiente se limita a comentar: «Conforme consta en las fotografías que acompañan el informe técnico de 8 de octubre de 2015, la visita de inspección se llevó a cabo el de 10 junio de 2015», pero una vez no muestran el acta, ni dan explicaciones de por qué el inspector no se presentó al realizarla.

Preguntado por este periódico, el director general de Parques y Jardines, Javier Gutiérrez del Álamo, apuntó que dicha inspección habría sido avisada a responsables del centro, aunque se negó a mostrar el documento del mismo, así como a facilitar el método mediante el cual se habría calculado el incumplimiento. De momento, desde el centro han vuelto a presentar una última alegación, y están dispuestos a ir a un contencioso-administrativo. «Que un instituto público tenga que pagar 25.000 euros por un hecho que no está claro es increíble», concluye el director.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate