Candilejas resucita en La Brecha

Los locales de La Brecha se encuentran en la nueva plaza de Eugenio Chicano, junto a Nosquera.
Los locales de La Brecha se encuentran en la nueva plaza de Eugenio Chicano, junto a Nosquera. / Sur
  • Uno de los empleados del negocio de discos lo retomará junto a Nosquera

  • Promálaga logra adjudicar los ocho locales para negocios especiales y de artesanía que se habilitaron en la nueva plaza de Eugenio Chicano

La emblemática tienda de discos Candilejas que echó el cierre el mes pasado en la calle Santa Lucía, a consecuencia de la expiración de los alquileres de renta antigua, resucitará en uno de los locales habilitados en una promoción de viviendas protegidas del Ayuntamiento, en la nueva plaza de Eugenio Chicano, que comunica las calles Muro de las Catalinas y Andrés Pérez, junto a Nosquera. Este espacio para negocios especiales y de artesanía, que la empresa municipal Promálaga gestiona bajo la marcha de La Brecha, está aún desocupado pero empezará a funcionar como un nuevo punto de reclamo comercial del Centro Histórico en las primeras semanas y meses del año nuevo. Tras un primer intento en el que, siguiendo los condicionantes del concurso abierto para adjudicar los locales, solo pudieron entregarse dos de los ocho existentes, Promálaga ha logrado colocar el resto mediante un procedimiento negociado con cada uno de los aspirantes que se quedaron fuera del concurso.

Uno de ellos es Francisco José Gil Romero, uno de los empleados de Candilejas que, según apuntó a este periódico, cuenta con su fundador, José Antonio Castañeda, para utilizar la «misma marca» en este otro espacio del casco antiguo. La relación de Fran Gil con Candilejas se inició en los años ochenta como cliente en su anterior ubicación, en la calle Dos Aceras. En el año 1990, empezó a trabajar en el negocio de Santa Lucía y así hasta su reciente cierre. «Me daba mucha pena que se perdiera la marca, así que he apostado por recuperarla de algún modo en este espacio de La Brecha, aunque con algunos cambios», explicó Gil.

Así, aunque el espíritu de la nueva Candilejas será el mismo que el de la original, se introducirán nuevos artículos de ‘merchandising’ como camisetas y gorras de diseño. «La música ya no se vende como antes, pero habrá una gran parte del negocio dedicada a ella, y pretendo seguir apostando por los trabajos de artistas malagueños, y por el flamenco y el clásico español», expuso el sucesor de Castañeda. Además, su intención es continuar con la venta de entradas para pequeños conciertos, apostando de este modo por la cultura local.

Los otros siete locales de La Brecha acogerán negocios de lo más variopinto. Uno de ellos estará dedicado a las manualidades y la artesanía en papel y piel. Así, ofrecerá el llamado ‘scrapbooking’, una afición que consiste en decorar fotografías y recuerdos en forma de cuadernos. Otro estará destinado a la fabricación y restauración de instrumentos musicales, otro a la realización y diseño de muebles personalizados de estilo minimalista, otro a la alfarería, otro a la marroquinería y también los habrá para la venta de joyas artesanas, trabajos de madera, litografías, serigrafías, esculturas y pinturas.

Asimismo, uno de los establecimientos ha apostado por la customización de prendas bajo el criterio de respeto al medio ambiente, junto con el concepto de ‘vintage’ o ‘pre-loved’, con tendencias internacionales sobre reciclaje.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate