La Junta propone retomar el azud de Río Grande para evitar inundaciones y captar agua

La única captación actual es el pequeño azud de Aljaima. :: sur
La única captación actual es el pequeño azud de Aljaima. :: sur
  • Esta obra, que se paralizó en 2007 por la oposición de alcaldes y ecologistas del Guadalhorce, aportaría 20 hectómetros cúbicos para consumo

La visita del director general de Dominio Público Hidráulico, Juan Serrato, sirvió ayer para poner de relieve que la Junta sería partidaria de retomar el proyecto del polémico azud (presa pequeña) de Cerro Blanco, que quedó truncado en 2007 por la oposición de varios alcaldes del Valle del Guadalhorce y de los movimientos ecologistas. Esta permitiría reducir el riesgo de anegaciones aguas abajo, además de captar hasta 20 hectómetros cúbicos de líquido de gran calidad, procedente de los excedentes invernales del Río Grande. Así lo manifestaron Serrato y el delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, en declaraciones a SUR, tras una visita a la zona afectada por las inundaciones y comprobar el fuerte caudal de este afluente.

El Ministerio de Medio Ambiente -con el apoyo de la Junta- llegó a adjudicar en 2006 la construcción del embalse, con un presupuesto de unos 54 millones de euros, que se iba a ubicar entre los términos municipales de Coín y Guaro. Habría servido para abastecer a la ciudad durante al menos cuatro meses al año, con la recarga casi garantizada y un abundante caudal ecológico; además de reducir los riesgos por las crecidas torrenciales en el curso bajo del Guadalhorce, en los puntos que se han vuelto a anegar esta semana.

Sin embargo, en plenas elecciones, los alcaldes, espoleados por numerosos vecinos de los municipios de la zona y los movimientos ecologistas, rechazaron de forma vehemente esta posibilidad, tanto por el hecho de que sólo la capital se beneficiaría de tales aportes; como por la reducción del agua disponible para los regantes de la zona y el impacto medioambiental. Unos y otros se integraron en una plataforma que finalmente logró tumbar esta infraestructura.

Nueva conducción

En su lugar se hizo un acondicionamiento de la conducción entre los pozos y el azud de Aljaima, en Cártama, y la planta potabilizadora de El Atabal, en la capital, a cargo de la sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed). En realidad esta actuación sólo ha servido para mejorar la seguridad de la conducción (frente a la antigua, que era un canal abierto), pero no ha generado más recursos para el consumo de la ciudad, que se nutre principalmente de Aljaima y de los pantanos del sistema Guadalhorce-Guadalteba, y que se ve permanentemente amenazada por la sequía.

Ahora, a la luz de los cuantiosos daños en municipios como Cártama, Alhaurín de la Torre y los polígonos de la capital, y con la mayoría de los embalses en situación de prealerta de sequía por su bajo nivel de reservas (al 45% en total), esta iniciativa podría volver a salir del cajón en el que se guardó diez años atrás.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate