Diario Sur

Málaga sigue a la cola de España en camas hospitalarias por habitantes

Pacientes, en una habitación del Clínico
Pacientes, en una habitación del Clínico / Sur
  • Un informe de CCOO denuncia la falta de inversiones en materia de sanidad y revela que hacen falta 400 plazas más en la provincia para alcanzar la media regional

Málaga sigue a la cola del país en camas hospitalarias por habitantes. El año pasado no se perdieron plazas pero tampoco se aumentaron y, dado que la población de la provincia sí creció, la ratio empeoró un año más, situándose en 15,47 camas por cada 10.000 habitantes. Así lo revela un demoledor informe de Comisiones Obreras sobre la situación de la sanidad pública. De acuerdo con este estudio, que se basa en los datos del Catálogo Nacional de Hospitales que publica anualmente el Ministerio, para alcanzar la media andaluza (17,96 camas por 10.000 habitantes), sería necesaria aumentar en 405 la dotación de camas hospitalarias en la provincia; mientras que para alcanzar la media del Estado (20,40 camas por 10.000 habitantes) faltan 803. Por tanto, se necesitaría un hospital como el Clínico (531 camas) para alcanzar la ratio andaluza o uno más parecido al Regional (1.076) para situarse en torno a la media nacional.

CCOO denuncia que desde 2003, la provincia ha sumado 254.083 habitantes a la vez que ha perdido 135 camas hospitalarias, lo que ha provocado que la ratio pase de 19,31 a 15,47 camas por 10.000 habitantes. El peor recorte se vivió en 2014, con la pérdida de 370 plazas.

El secretario general del Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO de Málaga, Rafael González, denunció ayer en la presentación de este informe que la provincia lleva soportando desde hace más de una década «una falta de inversiones en materia de sanidad que no se han producido en otras provincias de Andalucía». Esta parálisis ha traído como consecuencias «hospitales colapsados, deterioro de la asistencia que se presta y aumento de las listas de espera y de las agresiones a profesionales».

Pérdida de empleo

Otra de las críticas del sindicato acerca de la situación de los hospitales públicos en Málaga hace referencia al empleo. González afirmó que Andalucía está entre las comunidades autónomas que más empleo público ha perdido en sanidad y dentro de la región, «Málaga es, con diferencia, la provincia que más plazas ha destruido». Concretamente, según CCOO se han perdido un 12,31% de las plazas de todas las categorías de la sanidad pública.

«Como consecuencia de los recortes provocados por la crisis, se ha instaurado en el SAS una política de no contratación de las bajas, permisos reglamentarios y vacaciones junto a una tasa de reposición del 0% de las jubilaciones por imposición del gobierno central desde 2012, que ya en 2015 era del 50% y que ha pasado este año al 100%», argumenta el informe. Esta política se ha traducido en el cierre de camas durante el verano (alcanzando la cifra récord de 533 camas cerradas este año) y en una «casi nula contratación en los centros de salud y consultorios y una disminución de los refuerzos de verano».

Según denuncia CCOO, existen dos consecuencias directamente relacionadas con la falta de inversiones y el empeoramiento de la calidad asistencial: el agravamiento de las listas de espera y las agresiones al personal sanitario. Según destacó ayer González, «los malagueños somos los que más esperamos en las intervenciones quirúrgicas, en los supuestos de patologías recogidas tanto en el decreto como en la orden y somos los penúltimos en consultas externas».

En segundo lugar, «los profesionales malagueños son los que sufren una mayor tasa de agresiones, tanto físicas como verbales, con una dotación de recursos preventivos deficitarios con respecto a otras provincias», según el secretario provincial del Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO.

Sanidad privada

Mientras en la sanidad pública Málaga está a la cola en infraestructuras sanitarias, en la sanidad privada lidera el ránking andaluz. Y es que la oferta se ha acrecentado en los últimos años con la apertura de nuevos hospitales (Xanit, Quirón) y la remodelación y ampliación de algunos existentes (Parque San Antonio, CHIP). La provincia cuenta con 2.114 camas privadas, el 37% del total andaluz, y la proporción que representan estas plazas sobre la capacidad hospitalaria total es la más alta de la región: el 45,6%. La media andaluza es del 27,4%.