Diario Sur

Málaga Ahora contrata una auditoría para que fiscalice sus cuentas

Espinosa (segundo izquierda) y Torralbo (cuarta), con técnicos cuando el primero aún formaba parte de Málaga Ahora.
Espinosa (segundo izquierda) y Torralbo (cuarta), con técnicos cuando el primero aún formaba parte de Málaga Ahora. / Pilar R. Quirós
  • El grupo ya ha buscado quien inspeccione sus gastos al «no encontrar apoyo en la Intervención del Ayuntamiento». Las ordenanzas de Transparencia están en borrador

Pues sí. Llega el final del año. Las empresas preparan sus cuentas, y los grupos municipales debieran hacer las suyas. Tras el episodio de «irregularidades en las facturas entregadas» por el ya concejal no adscrito Juanjo Espinosa, como subrayaba su exgrupo Málaga Ahora, algo que se hizo constatable en las referentes a una asociación cultural, que prefería mantener el anonimato, y que aseguraba a este periódico no haber emitido facturas al citado edil por valor de unos 810,7 euros, el tema sigue en ‘stand by’. Primero, porque Málaga Ahora no ha recibido ninguna comunicación ni de la Intervención General del Ayuntamiento, a la que pidió que le fiscalizara sus cuentas, ni de Alcaldía sobre este particular, como subrayaba a esta sección, la portavoz Ysabel Torralbo.

Pero el problema está latente, porque no sólo se trata de estos 800 euros, el grupo sigue preocupado, como hicieron constar a este periódico porque a su juicio hay facturas de artículos tan variados como botellas de ginebra, ron, whisky, compresas, carne, compresas, productos de limpieza, bastoncillos, etc, que consideran que, además de no ser gastos suyos, son impropios de un grupo municipal, y esto sumaría 1.327,49 euros de los 4.083,58 euros, que Málaga Ahora le exigía justificar a su exconcejal a través de un burofax. Finalmente, de esta cantidad excluyeron 343,10 euros correspondientes a taxis y facturas de gasolina, por lo que el descuadre estaría actualmente en 3,7040,48 euros.

Málaga Ahora ya pidió al Interventor General y a Alcaldía que a través de la intervención se fiscalizaran sus cuentas, y puesto que no ha obtenido ninguna contestación, como explicaba ayer Torralbo, ya han contratado una auditoría para que haya lo propio. Aún así no descartan pedir en el pleno que la Intervención General audite sus cuentas, lo que ya supondría un mandato de la corporación.

Yaquí es donde está la parte más curiosa del asunto. El resto de los grupos municipales no han parado de preguntar estos días atrás si la petición de Málaga Ahora sería para que se controlasen las cuentas suyas o la de todos los partidos. Se ve que este asunto, el de la transparencia en los gastos, les pone muy nerviosos. «Es abrir la caja de Pandora», explicaba un edil. El ‘sueldo de los grupos’ se eleva en su totalidad a 625.360 euros, de los que PP, PSOE, Málaga Ahora, Ciudadanos e IU-Málaga para la Gente reciben mensualmente una cantidad de 7.322 euros más 500 euros por cada uno de los concejales.

Fuentes del equipo de gobierno del PP explicaron que las cuentas de Málaga Ahora son difíciles de fiscalizar puesto que el interventor per se no puede saber si los gastos son o no regulares como denuncian, por lo que lo más resolutivo sería la opción de denunciarlos a la Fiscalía, una cuestión que de hecho ya se estaban planteando. «Lo cierto es que nosotros no tenemos mochilas y queremos que nos cuadren las cuentas;y no vamos admitir gastos que no son nuestros. La transparencia en este grupo es una máxima. Una vez auditadas las cuentas estamos pensando incluso publicarlas», añadían desde Málaga Ahora.

Transparencia. El borrador de las ordenanzas

El presidente de la comisión de Transparencia, Mario Cortés, ya ha enviado a los grupos municipales el borrador de las ordenanzas de Transparencia, que en breve pasarán al preceptivo de información pública a la ciudadanía para que se puedan realizar las oportunas alegaciones. La normativa, que una vez alegada y modificada si así se estima, deberá aprobarse en el pleno de la ciudad (ésta sí es una de sus competencias). Pero antes de todo este proceso,se colgará en la web ‘Málaga contesta’ para su consulta por los ciudadanos y la recepción de sus propuestas, como explicaron fuentes municipales.

Fundamentalmente, las ordenanzas de Transparencia de Málaga toman como base el documento aprobado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Tanto la ley estatal (19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno) como la autonómica (1/2014, de 24 de junio), desarrollan el mandato básico del Consejo de Europa a los gobiernos de la UE:«en una sociedad democrática y pluralista, la transparencia es un requisito extremadamente importante, ya que proporciona una fuente de información para el público».

Nos queda, aún así, una década siquiera para entender y aplicar en toda su extensión la filosofía del concepto acuñado en EE.UU. como ‘open government’ (gobierno abierto) y lo que supone de hacer partícipe a la población del desarrollo de las tareas gubernamentales. Son muchos pasos más allá del dicho español de ‘servir al administrado’. En el gobierno abierto, el administrado no es un ser pasivo, que espera que la Administración le resuelva sus problemas, es un ser activo que participa en la resolución de los mismos e incluso en la toma de decisiones. Pero para esto todavía tienen que cambiar muchas de las actuales prácticas. Demasiadas.