Diario Sur

Detienen a un hombre acusado de dejar solo a su bebé prematuro y con un respirador

Imagen de archivo
Imagen de archivo / Sur
  • Agentes de la Policía Local interceptaron al padre por saltarse un semáforo y, al ir a su casa, descubrieron el supuesto abandono temporal del pequeño

La Policía Local de Málaga ha detenido a un hombre por, supuestamente, dejar solo en casa a su bebé de cinco meses, que nació prematuro y necesita asistencia mecánica para respirar. Los agentes le leyeron los derechos por un presunto delito de abandono temporal del menor, según ha podido confirmar SUR.

La intervención comenzó a las 15.30 horas del miércoles. Una patrulla de la Policía Local adscrita a la Jefatura de distrito de Churriana observó una infracción de tráfico –un coche se había saltado un semáforo en fase roja– e interceptó al conductor para denunciarlo.

Cuando le pidieron la documentación, el hombre, que es español y tiene 38 años, les indicó que se la había dejado en su domicilio. Vivía cerca, así que propuso a los agentes que lo acompañaran para mostrársela. Los policías locales accedieron a ir con él para identificarlo plenamente.

Los funcionarios observaron desde la puerta que había un bebé dentro del domicilio. El hombre comenzó a hablar por teléfono con su mujer, lo que parecía indicar que el niño se había quedado solo dentro del piso; al parecer, la madre llegó aproximadamente media hora después de esa llamada.

Según confirmaron fuentes policiales, el bebé estaba conectado a un respirador, ya que requería asistencia mecánica, por lo que se avisó al Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local, especializado en este tipo de casos, ante la posibilidad de que se hubiese producido un posible delito de abandono temporal.

La unidad que acudió al domicilio se entrevistó por separado con los padres. La investigación reveló que se había producido una discusión entre ambos y, tras la misma, los dos se marcharon de la vivienda. Ella aseguró a los agentes que había dejado al bebé a cargo de su pareja, a la que trató de eximir alegando que los dos querían mucho al niño y que era la primera vez que ocurría algo así, según precisaron las mismas fuentes. Él habría dicho lo contrario: que la madre estaba con el pequeño cuando se fue.

Para evaluar si su conducta podía ser delictiva, los investigadores contactaron con los pediatras del Hospital Materno Infantil. Allí les confirmaron que sí existía riesgo por dejar solo a un bebé que había nacido de forma prematura, y que ese riesgo era aún mayor en un caso como este, donde además precisa asistencia mecánica para respirar. Más aún, los médicos pidieron a los agentes que llevaran al niño a urgencias para someterlo a una revisión.

Los policías locales comunicaron a la familia la decisión de los facultativos y acompañaron a la madre y al bebé hasta el hospital. Los pediatras determinaron que el menor debía quedarse ingresado ante la posible situación de «riesgo social», según las mismas fuentes. De hecho, el centro sanitario indicó la necesidad de que los servicios sociales emitieran un informe sobre el caso.

Los agentes, que al parecer dieron más credibilidad a la versión de la madre, trasladaron al padre como detenido hasta las dependencias del GIP, donde se instruyeron diligencias contra él –las últimas, por ahora, tras la decisión de la Comisión Provincial de Policía Judicial de apartar a este Cuerpo de la instrucción de casos de violencia de género y menores– por un presunto delito de abandono temporal. Ya ha sido puesto a disposición del juzgado de guardia de la capital.