Diario Sur

Cuatro jueces a la espera de sentencia

  • El actual presidente de la Audiencia Provincial, Antonio Alcalá, se medirá con otros tres magistrados en las elecciones del próximo 20 de diciembre

Son cuatro jueces a la espera de sentencia. El actual presidente de la Audiencia Provincial, Antonio Alcalá, se medirá con otros tres magistrados en las elecciones a este cargo, que se celebrarán el próximo 20 de diciembre. Los cuatro aspirantes acudieron ayer a la sede del Consejo General del Poder Judicial, en Madrid, para exponer sus programas de gobierno, que ahora serán evaluados y quedarán los finalistas (previsiblemente, tres). Junto a Alcalá, que es el responsable de la Sección Sexta, concurren a este proceso la presidenta de la Sección Segunda, Lourdes García Ortiz; el de la Sección Octava, Pedro Molero Gómez; y el de la Sección Novena, Enrique Peralta Prieto.

La cita del Pleno, en la que votarán 20 vocales, se convertirá en un examen al proceso de modernización de la Justicia en Málaga, que ha sido el eje central del mandato del actual presidente. En esta línea, Alcalá –quien «defiende el título», como él mismo comentó en un símil pugilístico– comentó ayer que el eje central de su programa es el avance en cuestiones tales como las comunicaciones telemáticas, y la necesidad de culminar la total digitalización de los trámites y firmas y el papel cero, un aspecto que vivirá a partir de enero un nuevo salto de calidad. Junto a este, también destacó la apuesta por la comarcalización de la atención a la violencia contra la mujer. «Mi reto es acabar los proyectos, terminar la modernización de la oficina y dejarla totalmente digitalizada; informatizar los medios y mejorar el servicio al ciudadano». Alcalá pertenece a la Asociación Profesional de la Magistratura (APM).

Propuestas de gobierno

Entre los aspirantes se encuentra Lourdes García Ortiz, que fue la primera –y la única– mujer en presidir una sección penal de la Audiencia Provincial. A su juicio, la importancia del cargo radica en el servicio público a la ciudadanía, a los compañeros de la Audiencia y a otros colegios profesionales e instituciones. Como ejes, planteó la necesidad de unificar los criterios en el orden Civil y Penal, y destacó la importancia de la mediación. También se refirió a la necesidad de avanzar en el expediente electrónico, el papel cero y los sistemas de comunicación. Así como al objetivo –compartido por la mayoría de los candidatos– de agilizar los macrojuicios. Al tiempo, señaló al derecho a la información veraz para los periodistas, y a las mejoras en cuanto a violencia de género e igualdad. «Mi reto es, desde la vocación de servicio, impulsar las reformas que se avecinan en las tecnologías y en la organización del trabajo». García Ortiz es miembro de Jueces para la Democracia.

Pedro Molero incidió en la problemática en los ámbitos Civil y Penal, sobre todo en lo que respecta a los macrojuicios, y comparó la de Málaga con «una Audiencia Nacional en pequeño». «Tenemos que actuar de una manera colegiada, cambiar la concepción y abordarlos como un tema de todos, con salas especializadas para ese juicio, pero que no distorsionen a la sala donde cae el asunto». A su juicio, la clave pasa por optimizar al máximo los medios.

Enrique Peralta centró su programa en la necesidad de unificar criterios en los ámbitos civiles y penales. También abogó por una mayor especialización, separando en secciones las distintas especialidades, «para una mejor formación técnica y jurídica». Al tiempo, propuso un aumento de las plazas de Civil; la creación de una sala para macrocausas y mejoras en la organización interna para que éstas no coincidan. Pertenece a la asociación Francisco de Vitoria.