Diario Sur

El Ayuntamiento concede la licencia para el hotel de cuatro estrellas en calle Granada

El antiguo palacio de Solesio o del Marqués de la Sonora, en calle Garanda (archivo).
El antiguo palacio de Solesio o del Marqués de la Sonora, en calle Garanda (archivo). / Fernando González
  • El inmueble, cuyas obras aprobó la Junta el pasado mes de noviembre, se ubicará en el solar del antiguo palacio de Solesio o del Marqués de la Sonora que lleva una década sin uso

El Ayuntamiento de Málaga, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo, ha concedido la licencia para el hotel de cuatro estrellas proyectado en calle Granada, 57, 59 y 61, promovido por la entidad Azorallom SL. Esta licencia se concede después de que en noviembre la Consejería de Cultura le diera el visto bueno.

La actuación ha tenido que pasar por este filtro, por estar situada dentro del entorno de protección de la iglesia de Santiago, que es Bien de Interés Cultural inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz con la tipología de Monumento.

El hotel se situará en el solar del antiguo palacio de Solesio o del Marqués de la Sonora, uno de los más polémicos de cuanto salpican el Centro Histórico de la capital que ha permanecido una década sin uso.

Hay que recordar que la Consejería de Cultura puso diversas pegas a la intervención diseñada por el actual titular del suelo, el gestor europeo de fondos de inversión Activum SG Iberia Fund I, que lo va a desarrollar mediante la empresa Azorallom. Cultura pidió la modificación de diversos elementos, como las cubiertas previstas inicialmente.

Este proyecto hotelero iba a ser desarrollado por Salsa Inmobiliaria hace una década pero nunca llegó a activarlo por lo que el Ayuntamiento colocó la parcela en un registro que fuerza a sus dueños a edificar si no quieren perder el suelo en una subasta forzosa. Cuando estaba a punto de celebrarse esta subasta, la finca cambió de propietario y es la empresa Azorallom la que finalmente ha puesto en marcha las obras del hotel. El proyecto ha tenido que salvar varios reparos de la Consejería de Cultura durante los últimos meses.

El futuro hotel de 4 estrellas, con un presupuesto de unos 4,5 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses, contará con 83 habitaciones. Según la documentación presentada, se plantea la reconstrucción de los dos edificios demolidos interiormente, recuperando su tipología, alturas y volumetría. Cabe destacar entre otros aspectos, según la documentación de la entidad promotora, que en cuanto a la tipología se configura el zaguán de entrada de calle Granada 57-59 acotando su ámbito y ubicándolo en consonancia con la modulación del patio y se recuperará el zaguán de entrada al palacio de calle Granada 61, con todos sus elementos (columnas, balaustradas, pinturas murales, piñas, etc.) así como la escalera principal que da acceso, apunta el Ayuntamiento en una nota de prensa.

En cuanto a las cubiertas, serán inclinadas, de teja curva árabe, a cuatro aguas, con la composición rematada por una torre. Además, en la fachada que da a la calle Granada, a la altura del número 61, se restaurarán las pinturas murales detectadas en el proyecto anterior. El resto serán revestidas de mortero de cal y las carpinterías exteriores, de madera pintada, siguiendo la carta de colores de la Oficina de rehabilitación del Centro.

En cuanto al subsuelo, el solar fue parcialmente excavado en el año 2007. Se documentó una amplia secuencia de ocupación que se inicia en el siglo II a.C., con importantes hallazgos estructurales de la época romana, que configuran estancias de posible uso industrial en buen estado de conservación. Asimismo, aunque fueron desmontadas durante el proceso de investigación, se documentó una necrópolis de los siglos IV-V d.C, con una densa trama arquitectónica de época califal y diversas construcciones de los siglos XVII y XVIII.

Mediante la resolución de la Delegación Provincial de Cultura de 30 de julio de 2008, se dispuso la conservación in situ así como el soterramiento de los restos romanos debidamente protegidos bajo la edificación y el mantenimiento de la cautela arqueológica sobre el solar. Para ello, el sistema de cimentación, compuesto de micropilotes con encepados, una solera arriostrante y una cámara bufa, ha sido adaptado para la protección del patrimonio arqueológico, para lo que se ha desplazado la pared más oriental hacia el este para evitar la afección arqueológica; y se ha aligerado la pantalla de micropilotes en aquellos puntos en los que interfiere con los restos.