Diario Sur

Aguas residuales calle abajo

Una de las alcantarillas rebosando agua en la calle Goya de Alhaurín de la Torre.
Una de las alcantarillas rebosando agua en la calle Goya de Alhaurín de la Torre.
  • El desbordamiento de unas alcantarillas en Alhaurín de la Torre provoca las quejas vecinales

La lluvia es muy bien recibida pero tiene algunos inconvenientes. En Alhaurín de la Torre, por ejemplo, un vecino de aquella localidad se dirige a este periódico para quejarse de que desde el viernes pasado están saliendo por los registros de saneamiento de la calle Goya «ratas ahogadas y un montón de toallitas y de aguas residuales». «Se avisó el sábado sin que dieran ninguna solución, y nos hemos personado en Aqualauro a las 13 horas y nos dicen que ya es tarde y que no es un asunto para urgencias», escribe indignado. Y mientras tanto, según dice, «a la hora que la gente se ducha, empieza a salir de nuevo aguas fecales». Una denuncia que este ciudadano desea hacer pública «ante la falta de respuesta del Ayuntamiento por la salida de aguas residuales». Las últimas precipitaciones han podido provocar la saturación de algunos colectores, de ahí que las alcantarillas hayan rebosado en algunas zonas.

Si en algo puede contribuir el ciudadano para tratar de evitar solo en parte las consecuencias de situaciones parecidas es no arrojando toallitas higiénicas a la red de saneamiento, unos productos cuyo uso se ha disparado en los últimos años y cuya acumulación ocasiona tapones en los sistemas de depuración, ya que al tirarlos al inodoro se van formando unas madejas de residuos que hace que con las lluvias, el agua empuje los tapones que se forman en la red hasta las estaciones de bombeo y éstas se colapsen al no tener capacidad de bombeo. Existe un dato demoledor en este sentido: la Empresa Municipal de Aguas, (Emasa), de Málaga retira cada mes de las Estaciones de Bombeo de Aguas Residuales de la ciudad más de 30.000 kilos de residuos. Y gran parte de esos residuos son toallitas, compresas, algodones, plásticos, pañales y bastoncillos.

Otros registros rodeados de suciedad.

Otros registros rodeados de suciedad.

Chilches–Costa: falta de limpieza, luz y seguridad

Otro ciudadano, Alberto Ollero, denuncia el deterioro que sufre la avenida Brisa del Mar en Chilches Costa. «Nuestra avenida (zona residencial) pertenece al Ayuntamiento de Vélez–Málaga y desde hace años carecemos de una iluminación, limpieza y seguridad que se considera fundamental y básico en pleno siglo XXI», escribe. «En numerosas ocasiones los vecinos nos hemos quejado ante el Ayuntamiento, pero nunca nos han hecho caso. Siempre nos han tenido abandonados para desesperación nuestra». Agrega que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, «no solamente debe «cuidar» a sus vecinos de Torre del Mar y Vélez, sino también a todos los que vivimos en su amplio municipio, los cuales desembolsan más de mil euros de ibi todos los años».

No es la primera queja que recibimos en esta sección de residentes de Chilches-Costa y zonas de su alrededor, como son los núcleos de viviendas y urbanizaciones que existen en esa franja litoral y en Benajarafe, referidas tanto al mal estado en general de ese enclave como por los deficientes servicios que aseguran recibir por parte del Ayuntamiento de Vélez-Málaga, al que pertenecen.