Diario Sur

Pepe Cobos: «En el mundo occidental aún hay un abandono encubierto de los niños»

De izqda. a dcha, Tania Segura, Pepe Cobos, Rafael Muñoz, Jaime Aguilera, José F. Berlanga, Genoveva Vera y Ángela Fontana.
De izqda. a dcha, Tania Segura, Pepe Cobos, Rafael Muñoz, Jaime Aguilera, José F. Berlanga, Genoveva Vera y Ángela Fontana. / Paula Hérvele
  • El gerente de El Pimpi pronuncia el pregón del Rastrillo de Nuevo Futuro, que tendrá lugar entre los días 15 y 19 de diciembre en la plaza de toros

Muchas cosas han cambiado desde la época aquélla del Imperio Romano en la que «un niño valía lo mismo que nada» y los padres resolvían el problema de los bebés enfermos o que llegaban a una familia demasiado numerosa «matándolos contra una roca». Luego llegaron los pequeños esclavos o los que caían presos de la miseria o el trabajo precoz, hasta que en la segunda mitad del siglo XX llegó «el gran cambio». Así lo celebraba ayer el gerente de las bodegas El Pimpi, José Cobos, durante el pregón previo a la celebración del Rastrillo de Nuevo Futuro, en el que dio voz a los «desfavorecidos» que aún hoy siguen (mal)viviendo en gran parte del planeta. También en el mundo civilizado, que a su juicio todavía esconde «un abandono encubierto de los niños». Cobos, que emocionó al auditorio de la Sala María Cristina de la Fundación Unicaja, dejaba con su crítica intervención una pregunta en el aire: «¿Por qué aún hoy, en lo que llamamos mundo occidental, siguen haciendo falta asociaciones como las de Nuevo Futuro?». Y acto seguido la respuesta: «Porque prestan no sólo ayuda, sino que dan una familia a esos niños que nos siguen necesitando».

El pregón de Cobos, muy implicado en lo personal y en lo profesional en esta ONG «que es más que una ONG», dibujaba con su pregón la antesala del Rastrillo, convertido en la cita imprescindible de los días previos a la Navidad. Con él además enmarcaba la obra que ilustra la cita de este año, una pintura de José Francisco Berlanga, y daba la bienvenida oficial a la nueva presidenta de la asociación, Ángela Fontana Barrionuevo, que coge el testigo de su madre, Carmen Barrionuevo, después de varias décadas de servicio al proyecto. El cambio no sólo llega en la estructura, ya que el Rastrillo se muda este año de sede y de fecha en el calendario: en concreto, se celebrará en la plaza de toros de La Malagueta entre los días 15 y 19 de diciembre.

«Nuevo Futuro ha sabido profesionalizarse pero mantiene la esencia de siempre», celebraba la nueva cabeza visible de esta iniciativa solidaria que a día de hoy mantiene abiertas en Málaga ocho casas en la que crecen 48 niños «al igual que si lo hicieran en una familia».

El apoyo institucional a este proyecto, uno de los más veteranos y activos en el mapa solidario local, quedó refrendado ayer con la presencia de los representantes de la Junta de Andalucía, con el jefe del servicio provincial de menores de la Delegación de Igualdad, Jaime Aguilera; el concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, y la diputada da Asuntos Sociales de la Diputación, Ana Carmen Mata; así como del responsable de actividades socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz, cuya institución se suma al patrocinio del Rastrillo de Nuevo Futuro en esta nueva convocatoria solidaria.