Diario Sur

Un estudio cuantifica en 88 millones de euros el coste de soterrar el tráfico en los laterales del Guadalmedina

Recreación del soterramiento de los laterales del Guadalmedina.
Recreación del soterramiento de los laterales del Guadalmedina. / Fundación Ciedes
  • El Ayuntamiento de Málaga prepara un concurso para contratar a un equipo externo de técnicos que redactará el plan para la integración del río según la idea de los ‘puentes-plaza’

La Fundación Ciedes ha presentado este miércoles el último de sus cuadernos sobre el río Guadalmedina, un documento en el que, además de analizar cómo ha sido la integración urbana de ríos en otras ciudades como Seúl, Niza, México, Madrid, Almería o Valencia, se recoge un estudio inicial sobre el posible soterramiento de sus avenidas laterales en el tramo más próximo al Centro de la ciudad. Este análisis cifra en 88,3 millones de euros el coste de esa operación para hacer subterráneo el tráfico de las dos márgenes y ganar por encima dos grandes pasillos peatonales entre los puentes de Armiñán y de Tetuán, medida que ya fue apuntada este lunes por el alcalde, Francisco de la Torre, durante la reunión del patronato de Ciedes.

Según ha explicado la gerente de Ciedes, María del Carmen García Peña, el estudio ha detectado que el eje del Guadalmedina y su entorno es uno de que presenta mayor intensidad de tráfico de toda la ciudad, en concreto, una intensidad media diaria de 32.500 movimientos de vehículos. “Una barbaridad”, ha apuntado la gerente. En la margen oriental, en sentido norte para el tráfico, el soterramiento comenzaría a la altura del Centro de Arte Contemporáneo y acabaría en la calle Huerto de los Claveles, una vez pasado el puente de Armiñán. En la occidental, en sentido sur, arrancaría en la avenida de Fátima y concluiría en el pasillo del Matadero. “Se podrían ganar dos grandes avenidas laterales donde la ciudad más comprime al río”, ha expuesto García Peña, quien ha indicado que el estudio he tenido en cuenta todas las entradas y salidas necesarias para conectar los futuros viales soterrados con las calles adyacentes.

Soterrar el tráfico en los laterales del Guadalmedina costaría 88 millones de euros

Por su parte, el gerente de Urbanismo, José Cardador, ha desgranado en el acto los detalles del concurso que prepara el Ayuntamiento para contratar con un equipo externo de técnicos la redacción del plan especial para la integración del Guadalmedina, una vez firmado un acuerdo con la Junta de Andalucía, que es la administración que tiene las competencias en materia hidráulica, para desarrollar conjuntamente esta actuación. Según ha anunciado, el concurso se activará antes de final de año e implicará un coste de unos 150.000 euros para las arcas municipales. El equipo de técnicos que se seleccione (el gerente no ha querido desvelar cuál va a ser el criterio para elegir a uno u otro al margen de su solvencia profesional) tendrá un plazo de cuatro meses para elaborar el plan para el Guadalmedina siguiendo las directrices ya trazadas por la Gerencia de Urbanismo que, como ha venido informando ese periódico, se basan en la realización de ‘puentes-plaza’ o puentes con miradores y zonas de estancia, ante la negativa de la Consejería de Medio Ambiente a utilizar el cauce, que no se puede tocar en base a lo establecido por la normativa en materia hidráulica. Además, este equipo técnico tendría que llevar a cabo el proceso de participación ciudadana para explicar las propuestas a los vecinos y recabar su opinión.

Urbanismo ha dividido el río en seis tramos a la hora de realizar sus propuestas. El situado más al norte abarca desde la base de la presa del Limonero hasta la Virreina, y aquí se plantea un hito mirador y un espacio intermodal de acceso a la zona. Entre la Virreina y el puente de la Palmilla se prevén varias pasarelas para comunicar la orilla occidental con Ciudad Jardín, y medidas para abrir al río la barriada de la Sagrada Familia. Desde la Palmilla hasta el puente de la Rosaleda, se proponen la ampliación del propio puente de la Palmilla como ‘puente-plaza’ y la creación de otro junto al estadio de fúlbol, dotado con zonas verdes y pistas deportivas. Entre el puente de la Rosaleda y el de Armiñán (La Goleta), Urbanismo propone rediseñar el puente de Armiñán, cuya ampliación ya está prevista dentro de la operación urbanística de Martiricos, y construir otro ‘puente-plaza’ a la altura del espacio que ocupó el rastro dominical, donde están previstas dos grandes torres de pisos.

Soterrar el tráfico en los laterales del Guadalmedina costaría 88 millones de euros

Entre el puente de Armiñán y el de Tetuán, la intervención más destacada es el ‘puente-plaza’ que el equipo de gobierno municipal plantea para conectar el barrio de la Trinidad con la trasera de la calle Carretería. Asimismo, se pedirán en el concurso medidas para favorecer la conexión de la avenida de Andalucía con la Alameda Principal, actuación que podría haberse facilitado bajando la cota del puente de Tetuán, aprovechando la obra del metro, pero que finalmente no se va a llevar a cabo. Y, por último, desde el puente de Tetuán hasta el del Carmen se prevé realizar una ‘plaza-puente’ a la altura de la calle Salitre, junto al CAC, una pasarela peatonal a la altura de la calle Constancia y una plataforma a nivel en pasillo del Matadero.

El gerente de Urbanismo ha recordado que esto son “solo ideas” y que si los equipos que se presenten al concurso presentan otras diferentes para alcanzar los mismos objetivos sería “magnífico”. “No obstante, creemos que estas son las mejores ideas para poder llevarlas a la práctica”, ha matizado. Por su parte, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, ha subrayado que “ahora se está empezando a visualizar que ya es posible” plantear la integración del Guadalmedina después de que “la Junta ha dicho que nos va a acompañar en la elaboración del plan especial para el río”.

Por último, el alcalde ha confiado en poder tener elaborado para 2017 ese plan y ha recordado que una intervención de esta envergadura, que se haría por fases, requerirá presupuesto tanto del Ayuntamiento, como del Gobierno central e incluso de la Unión Europea. No obstante, aún no está estudiado cuánto podría costar ni qué fase se haría primero. No obstante, De la Torre ha apuntado que lo lógico sería empezar por “el espacio central”, más próximo al Centro de la ciudad.