Diario Sur

Un mes sin boquerones de Málaga

La flota de cerco ya no podrá salir a faenar por la veda.
La flota de cerco ya no podrá salir a faenar por la veda. / SUR
  • La veda, que afecta al Mediterráneo andaluz, se prolongará hasta final de diciembre, aunque sólo recibirán ayudas por un periodo máximo de 15 días

La flota de cerco de la provincia, junto con la del resto del Mediterráneo andaluz, lleva a cabo este mes de diciembre un paro biológico que se prolongará hasta primeros de año. La veda afecta en el caso del sector pesquero malagueño a un total de 32 embarcaciones (cinco en Estepona, siete en Marbella, tres en Fuengirola, dos en Málaga capital y 15 en Caleta de Vélez). Este es el segundo paro que se lleva a cabo en lo que va de año en los caladeros de la provincia. El primero se desarrolló en abril pasado y afectó a la flota de arrastre (31 barcos), aunque en el caso de Caleta el cerco suele llevar a cabo otro paro voluntario y sin subvenciones para favorecer la recuperación de los caladeros durante el primer semestre del año.

La veda, que mantendrá parada la flota de cerco durante todo el mes de diciembre, afecta a cerca de 320 marineros. El numero de tripulantes por barco es variable, aunque la media es de 10 personas por embarcación.

La parada actual es subvencionada, según el delegado territorial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Málaga, Javier Salas. El importe de las ayudas, en el caso de los armadores, está en función del GT del buque (a mas GT mas ayuda, según el barreno del anexo III del Real Decreto 1173/2015), garantizándose siempre un mínimo de 100 euros por día de parada (días hábiles de pesca). Para el caso de los tripulantes, son 45 euros por cada día natural de parada. No obstante, por acuerdo de 20 de noviembre de 2015 de la Conferencia Sectorial de Pesca, que conforman el Estado y la Comunidades Autónomas, las ayudas se otorgan sólo por un periodo máximo de 15 días. «Es decir, que aunque paran el mes entero, sólo se paga la mitad», explica Salas. Ello es motivo de queja por parte del sector, que exige que la ayudas afecten a todo el periodo de paro.

Según el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de la Provincia, que integra a los cinco puertos malagueños, Miguel Ángel Carmona, el objetivo de la parada biológica es la preservación del alevinaje de especies como la sardina y el boquerón, que son las dos principales que se capturan en el litoral de la provincia. El cerco se dedica sobre todo a la pesca de especias como sardinas, boquerones, caballas, jureles y algarin.

Capturas

En 2015, encabezaron las capturas del sector pesquero en Málaga la sardina, con 4.620.201 kilos, lo que representó el 44,6% del total. Le siguió el jurel, con 1.093.685 kilo, y el boquerón en tercero lugar, con 812.416, seguido del pulpo de roca (723.100) y el corruco o langostino (475.037).

Según Carmona, 2016 no está siendo un buen año en cuanto a volumen de capturas. «El primer semestre ha sido malo, porque han sido bajas, aunque noviembre ha ido mejor. Por lo general diciembre es también un buen mes para el cerco, pero debido a la veda la capturas caerán con seguridad este año», señala Carmona.

De hecho, los armadores de cerco se quejan de que la veda tenga lugar precisamente en este mes, y no en otros en los que está demostrado que las capturas bajan ostensiblemente y obligan a algunos barcos a tener que irse a otras zonas del Mediterráneo como el litoral de Alicante. En lo que va de año, las capturas de la flota pesquera de la provincia ascienden a 7.392.354 kilos, cuando en todo 2015 se elevaron a 10.347.742. El valor de la capturas en lonja en los once primeros meses de 2016 de la pesquería malagueña se eleva de momento a 17.130.947 euros.

Los armadores aprovechan este mes en el que deben permanecer parados y sin faenar para realizar laborales de mejora y reparación en los buques.

Temas