Diario Sur

Aceites Málaga invierte siete millones de euros en una nueva sede en la capital

Imagen de las instalaciones de la antigua plataforma logística de Supersol. :: sur
Imagen de las instalaciones de la antigua plataforma logística de Supersol. :: sur
  • La comercializadora de aceite de oliva y de semillas adquiere la antigua plataforma logística de Supersol en el polígono Guadalhorce

Aceites Málaga es hoy una empresa referente dentro del tejido empresarial malagueño. La firma, que se dedica al envasado y comercialización de aceites de oliva y semillas (girasol, soja, semillas y preparados grasos, entre otros), ha visto incrementar su capacidad productiva de 200 toneladas en 1969, cuando inició su andadura, a 17.000 toneladas en 2016 y una facturación de 26 millones de euros. Sus perspectivas de crecimiento son inmejorables. De hecho, desde el inicio de la crisis, como otras muchas empresas del sector agroalimentario, no ha hecho más que crecer.

Para abordar con seguridad y garantía el futuro, la empresa está llevando a cabo un plan de modernización y mejora por un importe de siete millones de euros a ejecutar en tres años. El plan contempla como primera medida la apertura de una sede nueva en el polígono Guadalhorce con el doble de superficie que en su actual ubicación y mucha más capacidad de almacenamiento que en sus actuales instalaciones en el polígono industrial El Viso. En concreto, se trasladará a la antigua plataforma logística de Supersol en el polígono industrial de Guadalhorce, nave que acaba de comprar.

También contempla la modernización de sus actuales equipamientos y maquinarias, a la vez que el lanzamiento de nuevos productos gourmet, la innovación en su gama de aceites aromatizados, así como el lanzamiento de aceites de aguacate, de pepitas de uva y de nuez.

La apertura de la nueva sede permitirá a la empresa reunir en una única instalación todas las dependencias que Aceites Málaga tiene dispersas en El Viso, donde sólo cuenta con 4.200 metros cuadrados. El antiguo centro logístico de Supersol cuenta con 8.600 metros cuadrados de superficie construida sobre una parcela de 15.000 metros cuadrados. En una primera fase, la firma trasladará su almacén, una vez acaben las obras de adaptación que está llevando a cabo. Según el gerente de Aceites Málaga, Antonio Pérez, el traslado será paulatino, por lo que no se completará a dentro de ocho meses.

Aceites Málaga inició su actividad en 1968 como una pequeña tienda de venta de aceite, de la mano de Francisco Pérez Godoy. Este empresario compró poco después una envasadora, introduciéndose de lleno en el negocio de la comercialización de aceites. Con la segunda generación de la familia incorporada al negocio desde 1992, la sociedad comienza un proceso de expansión que todavía continúa.