Diario Sur

El exalcalde de Alcaucín reconoce que daba las licencias de obras «sin más»

José Manuel Martín Alba, en la puerta de la Ciudad de la Justicia. :: ñito salas
José Manuel Martín Alba, en la puerta de la Ciudad de la Justicia. :: ñito salas
  • Martín Alba afirma que nunca se leyó las normas de planeamiento del municipio en sus 18 años en la Alcaldía y que en urbanismo tenía conocimiento «cero»

Daba las licencias que entendía, siguiendo la forma rutinaria que había en el Ayuntamiento cuando llegó a la Alcaldía en 1991. Y la rutina era darlas «sin más». Al menos, así lo aseguró ayer el exalcalde, José Manuel Martín Alba, que se enfrenta a una petición fiscal de más de 226 años como principal acusado del 'caso Arcos'. Además insistió en que tenía «conocimiento cero» en urbanismo y no pedía asesoramiento al secretario porque tampoco sabía de urbanismo y porque cuando llegó a la Alcaldía las licencias se daban de esa manera, aunque precisó que era la práctica habitual también que se seguía en otros ayuntamientos.

Estas declaraciones las realizó en la cuarta sesión de la macrocausa contra la corrupción urbanística en Alcaucín, que juzga la Sección Tercera de la Audiencia de Málaga, que ayer reanudó la vista tras haber suspendido las sesiones previstas para la pasada semana.

Martín Alba es juzgado por los delitos de fraude, malversación, falsedad, cohecho, blanqueo de capitales, falsedad en documento oficial y tráfico de influencias, por lo que la Fiscalía Anticorrupción le pide penas que superan los 226 años de cárcel y los 700 años de inhabilitación para empleo o cargo público.

Durante su declaración, que duró tres horas, aseguró a preguntas de la Fiscalía que «nunca me leí las normas subsidiarias del municipio -con unas 40 páginas, según el fiscal-. No tenía tiempo. Tenía otras cosas que hacer. El Ayuntamiento no tenía medios ni nada y el alcalde tenía que llevarlo todo, por eso no me las leí»

Según reconoció, no tenía claro lo que era suelo urbanizable y lo que no era urbanizable, sino que pensaba que «si tiene la parcela más de 5.000 metros, se puede construir», siempre que no fuera suelo protegido o inundable. Además dijo que sólo alguna vez, cuando tenía dudas, acudía a la Diputación, pero que no pedía asesoramiento. En este sentido, señaló que no fue hasta finales de 2005 cuando el Ayuntamiento contó con un técnico y que fue a partir de 2002 o 2003 «cuando aprendí que tenía que pedir informes técnicos a los proyectos».

Martín Alba manifestó sin embargo que en su etapa de alcalde se limitó a permitir «reformar la mayoría de viviendas que existían en el campo, ponerle los servicios de agua, alcantarillado, alumbrado público y teléfono», apuntando que «confiaba» en los técnicos que realizan los proyectos que se presentaban para obtener los permisos.

El exalcalde aseguró a preguntas del Fiscal sobre algunos expedientes incluidos en la causa que algunos certificados «son falsos», porque no los firmó él, aunque aparece su rúbrica, y otros «en la carátula ni aparece 'Ayuntamiento de Alcaucín'».

La Sala estimó por otra parte la prescripción de delitos de cohecho y contra la ordenación del territorio por los que se acusaba a dos de los procesados, por lo que ambas personas quedan fuera del macroproceso. Esto supone que son 38 las personas que se juzgan, tras estas dos prescripciones de delitos y las ocho personas que se conformaron con la acusación, entre ellas el exsecretario municipal y las dos hijas del que fuera regidor, en la primera sesión del macrojuicio, que se prolongará hasta septiembre de 2017.