Diario Sur

Los críticos del PSOE se organizan en Málaga para exigir primarias y un congreso

Un momento del encuentro celebrado ayer. :: álvaro cabrera
Un momento del encuentro celebrado ayer. :: álvaro cabrera
  • Un centenar de militantes, entre ellos parte de la vieja guardia, participaron en un encuentro donde se llamó a dar la cara en las agrupaciones locales

Los críticos del PSOE de Málaga, alineados en las posturas políticas del exsecretario general Pedro Sánchez, decidieron ayer organizarse como movimiento en la provincia para exigir la celebración de primarias para elegir al nuevo líder del partido, pedir la convocatoria ya de un congreso federal y exigir un giro a la izquierda del partido.

Un centenar de militantes de la capital, entre ellos integrantes de la vieja guardia socialista como Carlos Sanjuán, Diego Martín Reyes, José Aurelio Aguilar, Pedro Villagrán o Luis Reina, además del exportavoz en la capital Rafael Fuentes, acudieron a la reunión celebrada en una sala de conciertos de la capital -los asistentes pagaron a escote los 150 euros del alquiler por dos horas del local- para debatir sobre el futuro del partido. Hoy se repetirá un encuentro similar en Vélez-Málaga para las agrupaciones de la Axarquía y mañana en Fuengirola, para la Costa del Sol Occidental.

Aunque no hubo votación dos fueron las principales conclusiones. La primera es que este movimiento dé la cara en las agrupaciones locales exigiendo la celebración de asambleas donde se vote la petición de convocatoria de primarias y un congreso federal y, paralelamente, continuar con la recogida de firmas para tal fin. La segunda fue que en el plazo de una semana se constituirá una coordinadora de este grupo en la provincia y se elaborará un manifiesto con sus reivindicaciones.

«Nuestro objetivo es cambiar el partido, no queremos parecernos al PP», afirmó Fuentes en la apertura de la reunión. El exportavoz en el Ayuntamiento de la capital sostuvo que el partido debe escuchar a la militancia y «no que cuatro o cinco barones nos impongan lo que quieren».

Ignacio López, militante de El Palo, subrayó que «cada vez son más los afiliados» que se están adhiriendo a este movimiento en Málaga y defendió «una democratización del partido y un giro a la izquierda».

Una veintena de asistentes tomaron la palabra para pedir premura y firmeza en las decisiones; para quitarle legitimidad a la gestora federal; para criticar las posturas políticas de Susana Díaz y Felipe González -«se han equivocado de partido», dijo un afiliado -; para diagnosticar que en el PSOE laten dos almas, «la de las élites y las de las bases», en palabras de un afiliado y que los jóvenes «están en Podemos»; o para defender que es necesario un cambio en la dirección provincial del partido: «Heredia y Conejo se deben ir ya». Otro de los asistentes manifestó que las reuniones de este movimiento «hacen daño, mucho daño, a la actual ejecutiva».