Diario Sur

De la Torre apuesta por soterrar el tráfico en las avenidas de Fátima y la Rosaleda

La reunión del Patronato de Ciedes ha sido en la sede de Comisiones Obreras
La reunión del Patronato de Ciedes ha sido en la sede de Comisiones Obreras / Paula Hérvele
  • El alcalde pide a la Junta y al Estado que contribuyan económicamente a la integración urbana del cauce del Guadalmedina

El alcalde, Francisco de la Torre, ha presidido este lunes una reunión del patronato de la Fundación Ciedes, integrada por las principales instituciones y colectivos sociales de Málaga, en la sede de Comisiones Obreras, en la que se han marcado las estrategias a seguir para el año 2017. Una de las cuestiones que se han abordado ha sido el plan para la integración urbana del cauce del Guadalmedina, para el que el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía han firmado ya un protocolo de intenciones, junto con la Diputación Provincial y la Autoridad Portuaria. De la Torre ha señalado que el plan especial que recogerá las líneas maestras de la adecuación del río incluirá el soterramiento del tráfico en las avenidas de Fátima y de la Rosaleda para favorecer la conexión “de fachada a fachada, de pared a pared” de esta parte del casco urbano que hoy divide la 'herida' del Guadalmedina.

Cabe recordar que, en este tramo, entre el puente de Armiñán y el de la Aurora, el equipo de gobierno municipal prevé la realización de al menos un gran 'puente-plaza' a la altura de la calle Trinidad para comunicar esta zona de la ciudad con el entorno de Carretería y el Centro. “Quedaría muy bonito, sería un elemento peatonal de integración y supondría una operación transformadora para Málaga”, ha resaltado De la Torre.

El Ayuntamiento baraja hasta ocho 'puentes-plaza' o puentes amplios con zonas de estancia y miradores para coser cicatriz del Guadalmedina ante la negativa de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a tocar el cauce porque las normas en materia hidráulica lo impiden. Así, el plan de integración para el río se reducirá a estos nuevos puentes y a otras actuaciones en sus bordes como la vía verde ciclista y senderista que discurrirá por la berma (pasillo de tierra elevado) que enmarca el cauce, desde el puente de Armiñán hasta las inmediaciones de la presa del Limonero.

Según ha indicado el alcalde, para la margen occidental, por la que no discurrirá esta 'vía verde', la Gerencia Municipal de Urbanismo ha planificado la creación de nuevas zonas verdes y ajardinadas. “Se trata de que todos esos espacios laterales, fuera del cauce, sean útiles para la ciudad”, ha apuntado De la Torre.

Asimismo, ha subrayado que la integración del Guadalmedina es “una operación ambiciosa” que debe contar el apoyo económico “no solo municipal, sino también el impulso del presupuesto autonómico y del Estado, e incluso también de la Diputación, mejor que mejor”. Según ha comentado, así se lo hizo ver al consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, con ocasión de la firma del citado protocolo de intenciones.