Diario Sur

De todo menos un punto limpio

Suciedad esparcida junto al punto limpio del polígono de Santa Teresa.
Suciedad esparcida junto al punto limpio del polígono de Santa Teresa. / José Carrillo
  • La suciedad se acumula en el polígono Santa Teresa por los rebuscadores y la ausencia de control

En teoría, un punto limpio es una instalación municipal equipada para recibir y almacenar todo tipo de residuos generados en el ámbito doméstico que no tienen cabida en el resto de contenedores de recogida selectiva. Los ciudadanos entregan en estos puntos de manera voluntaria y gratuitamente contribuyendo de esta forma a mejorar el medio ambiente y a la gestión de los residuos ciudadanos. Esa es la teoría, como decimos, que poco o nada tiene que ver con el punto limpio instalado en el Polígono Santa Teresa, más concretamente, en la calle Valle Niza, colocado allí para dar servicio a las empresas de la zona. Y es que, según denuncian algunos empresarios, aparte de la mala imagen que proyectan, suponen un foco de infección y un punto de conflictos, ya que afirman, «allí se reúnen los buscadores de chatarras, cartones o cualquier otro elemento factible de reventa y son continuos los altercados entre ellos, con el temor de los viandantes que no tienen más remedio que pasar por allí por ser esa su zona de trabajo». Una situación a la que puede uno hacerse a la idea viendo las fotografías que acompañan este texto, en la que aparece cantidad de restos y suciedad esparcida por la zona. «Esperemos que una imagen valga más que mil palabras y hagan su efecto en el estamento que lleve a cabo el control de residuos y basuras», señalan estos empresarios, que esperan un mayor control de ese punto limpio que, como se puede apreciar, de limpio solo tiene el nombre, con el añadido además de que parte del material que se llevan los rebuscadores puede acabar finalmente en cualquier descampado.

Cableado aéreo en la calle Malpica.

Cableado aéreo en la calle Malpica. / J. M. A.

Calle Malpica: cables aéreos

La proliferación de cables que cruzan las fachadas de los edificios es muy común en esta ciudad y algo que ofrece una imagen ciertamente tercermundista. Marañas de cables asomando por las esquinas, colgando en muchos casos de mala manera se ven en muchos barrios y rincones de Málaga ofreciendo una imagen penosa. Es el caso que denuncia un ciudadano, que se refiere a la mala imagen que estos cables dan en la calle Malpica. «Es realmente penoso observar cómo los cables van de una fachada a otra en esta calle que más bien parece que se trata de una calle de Cuba», afirma. «¿No es posible adecentar la zona y eliminarlos de las fachadas?», se pregunta. Hace unos días se dio a conocer que el Ayuntamiento iba a poner en marcha un proyecto para desviar y ocultar este tipo de tendidos en la zona centro de la ciudad, después de haber realizado un plan similar en algunas zonas, como en la barriada de La Pelusa aunque con una inversión no muy elevada, por lo que la actuación será parcial. Y algunos ciudadanos se preguntan por qué no asumen el coste de esta operación las compañías y empresas propietarias de esos tendidos, ya sean eléctricas o de comunicaciones.