Diario Sur

La lluvia desluce el primer gran domingo de compras navideñas en Málaga

Clientes salen con bolsas del centro comercial Larios Centro.
Clientes salen con bolsas del centro comercial Larios Centro. / Ñito Salas
  • Numerosas familias acudieron a los centros comerciales para resguardarse del agua, aunque muchas menos de lo que se preveía

La lluvia se convirtió ayer en la triste protagonista del primer gran domingo de compras navideñas. El fuerte aguacero que cayó sobre la provincia durante buena parte del día propició que muchos compradores se quedaran en casa y sólo hicieran negocio algunos centros comerciales pese a que la totalidad de los establecimientos habían decidido ampliar las ofertas del Black Friday. Fue una jornada de compras bajo la lluvia.

Las superficies cubiertas fueron las que recibieron un mayor número de visitantes durante toda la jornada, sobre todo por la tarde, mientras que las tiendas del Centro y los recintos al aire libre sólo registraron visitas durante el rato que cesó la lluvia. «Esperábamos este fin de semana con mucha ilusión, pero el agua nos lo ha fastidiado por completo desde el viernes», resumía María Vargas, dependienta de uno de las tiendas que permanecían abiertas en la capital.

Aunque la mayoría de los centros comerciales registraron una alta afluencia de personas, las visitas no llegaron al nivel de otros años ni se produjeron incidencias de tráfico como en el inicio de otras temporadas navideñas. «Si este año no se hubiera ampliado el Black Friday, no hubiera venido nadie a comprar por la lluvia que ha caído todo el fin de semana», vaticinaba Marina Pérez, encargada en una franquicia de ropa en un centro comercial de la capital.

Los compradores tampoco escondían la importancia de que se hubiera ampliado esta jornada de descuentos, ya que muchos querían aprovechar el día para dejarse listos los regalos navideños. Mercedes Gallizo, una vecina de la capital, fue de esas intrépidas que se fue con toda la familia al Larios Centro para cargarse de bolsas. Aseguró que en jornadas así hay que estar a cubierto y que no podían dejar pasar las ofertas del Viernes Negro, «que son como rebajas». En su caso aprovechó para pasar toda la jornada de compras y para comer incluso en el recinto. «Quiero dejarme listas casi todas las navidades», resumía.

En el mismo sentido se expresó Ana Soriano, que paseaba con su marido por El Corte Inglés buscando ropa de caballero. «Queríamos venir el sábado, pero como llovió mucho más lo dejamos para el domingo», resumió. A su juicio es importante aprovechar los descuentos que se ofrecen en estas fechas porque después los productos se encarecen mucho. «Si te puedes ahorrar unos euros por adelantar las compras, no lo dudamos porque durante las navidades hay muchos gastos».

Por contra, a los empresarios que trabajan en el Centro no les quedó más remedio que consolarse esperando a que vengan día mejores y deseando que la lluvia no aparezca con la misma fuerza en las próxima semanas. «Las navidades sólo están empezando; esperemos que el puente de diciembre sea mejor para nosotros y que todo el mundo se eche a la calle a comprar», resumieron con un ojo puesto en el cielo.