Diario Sur

«No se mueren, son asesinadas»

vídeo

La manifestación recorrió ayer el Centro, desde la plaza de la Merced hasta la de la Constitución. / Foto: Ñito Salas | Vídeo: Pedro J. Quero

  • Asociaciones y ciudadanos rinden homenaje a las víctimas de la violencia machista

  • Más de 500 personas recorren las calles del Centro en el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Las mujeres no mueren a manos de sus parejas, son asesinadas. Esa fue alguna de las proclamas lanzadas ayer por la tarde por las más de 500 personas que se enfrentaron a la lluvia, el frío y el viento para rendir un sentido homenaje a las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia de género. Como cada 25 de noviembre –Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer–, las diferentes asociaciones de la capital, partidos políticos, representantes institucionales y manifestantes en general recorrieron las calles del Centro para gritar que erradicar esta lacra que se lleva la vida de personas por el simple hecho de ser mujeres.

Aunque la semántica de ese ‘asesinar y no morir’ fue uno de los ejes centrales de esta manifestación –un claro mensaje contra la ministra de Política Social y Sanidad, Dolors Monserrat, que se pronunció el jueves de esta manera–, la Plataforma Violencia Cero, principal organizador de la concentración, también quiso hacer ver que este es un problema que atañe tanto a hombres como mujeres. Pese a ello, y como viene siendo habitual en ese tipo de convocatorias, el porcentaje volvió a ser mayor entre ellas, un hecho que debería hacer reflexionar a la sociedad malagueña y al resto del conjunto del país, en el que dinámica fue ayer similar.

«No es un hecho aislado, es el patriarcado», fue otra de las proclamas. Esa palabra, antes tabú y hoy discutida, y que no hace sino referenciar que la sociedad ha estado y sigue estando controlada por hombres, salió durante más de una vez durante el recorrido, desde la plaza de la Merced hasta la plaza de la Constitución. Así entienden las organizaciones que debe combatirse la violencia de género, yendo contra esa consolidación de unas estructuras sociales que dejan a la mujer en desventaja. De ahí parten elementos como los micromachismos, la tasa rosa, la violencia salarial y en definitiva cualquier tipo de violencia contra la mujer, cuya punta del iceberg señala al más de medio centenar que son asesinadas cada año en España.

Una vez que la manifestación llegó a la plaza de la Constitución, fue el turno de la lectura del manifiesto, que este año correspondió a la periodista de PTV, Marta González. Entre otras reivindicaciones, el texto pedía la prevención de toda forma de violencia de género en la infancia y la juventud, con educación en igualdad entre mujeres y hombres y educación afectivo-sexual en todos los niveles educativos, la derogación de la LOMCE y cambios de los contenidos curriculares desde la educación infantil hasta la universitaria, incorporando la perspectiva de género, así como la formación específica para todo el personal profesional de educación, sanidad, jurídico, o de cuerpos de seguridad.

Una jornada de actos

Aunque la manifestación fue el acto central en el día de ayer, hubo otros dos momentos reseñables a lo largo de la mañana. «Yo hago frente» fue el lema elegido por el Instituto Andaluz de al Mujer este año para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La coordinadora de la institución en Málaga, Rosa del Mar Rodríguez, acompañada por el delegado provincial de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, así como del resto de delegados provinciales, leyeron un manifiesto en el que, entre otras cuestiones, explicaron el porqué de este día. «El 25 de noviembre fue establecido por Asamblea General de la ONU para sensibilizar a la población sobre este atentado contra los derechos humanos que se ejerce contra las mujeres porque son mujeres. Este día, sin embargo, no sólo hace alusión a las mujeres porque la eliminación de la violencia machista es cuestión del 100% de la población», apuntaron.

El otro acto relevante tuvo lugar lugar en el monolito de recuerdo a las víctimas de la violencia machista en el Paseo del Parque de Málaga, en el que se guardó un minuto de silencio y se plantaron cuatro rosales –uno por administración– como muestra de repulsa ante la violencia de género y apoyo a las víctimas y sus familiares.