Diario Sur

El pleno se vuelve a desdecir y vota en contra del dictamen que no reconocía el genocidio armenio por no ser competencia municipal

  • Ciudadanos se alía con la oposición y tumba la ‘contramoción’ que presentó el PP para dejar sin valor una iniciativa que se aprobó en septiembre

Dicen que a la tercera va la vencida. El pleno de Málaga se ha vuelto a desdecir esta mañana cuando Ciudadanos se ha unido al resto de la oposición para votar en contra de la moción del PP, que han venido en llamar ‘contramoción’ que no veía factible reconocer el genocidio armenio, basándose en que ésta no era una competencia de un pleno municipal. Se trataba de un dictamen que venía aprobado la semana pasada de la comisión de Derechos Sociales gracias al PP y a Ciudadanos. Antes, en septiembre, sin embargo, se había votado por unanimidad de todos los grupos municipales -es decir se elevó a la categoría de moción institucional del Ayuntamiento-, el reconocimiento de la masacre de este pueblo caucásico entre los años 1915 y 1921 gracias a una iniciativa de IU-Málaga para la Gente en la que se abordaba el “el conjunto de masacres y deportaciones de la población armenia en el actual territorio de Turquía, especialmente durante el régimen de los Jóvenes Turcos, en el que murieron 1.500.000 armenios y otros 2.000.000 millones tuvieron que abandonar sus hogares y emigrar por todo el mundo, produciéndose la gran Diáspora Armenia”.

El pleno ha empezado de forma sorpresiva cuando se debatía de nuevo el dictamen que la semana pasada conseguía sacar adelante el PP en contra de hacer un reconocimiento del genocidio armenio por no ser competencia municipal. Hablaba el representante armenio Hayk Kasamanyan, abogado y politólogo portavoz de la comunidad armenia en Málaga, para decir que llevaba más de dos décadas viviendo en la ciudad, y explicando, para empezar, que el Partido Popular europeo ya reconoció el genocidio de su pueblo en el Parlamento Europeo y citaba a Max Weber para dar un tirón de orejas en sentido figurado al Ayuntamiento de Málaga cuando decía que “la historia de la humanidad es un lento caminar hacia la razón’’ y que cualquier retroceso (no reconocer la matanza de su pueblo) suponía un claro retroceso.

Eduardo Zorrilla, portavoz de IU-Málaga para la Gente, grupo que postula desde el principio este apoyo, explicó que se trata de un “acto de justicia histórica”, que estaba reconocido por la ONU, por su “santidad el Papa”, y que en ninguno de los parlamentos autonómicos o municipios españoles en los que se había aprobado el reconocimiento de esta masacre se había dado marcha atrás. “¿Quién se cree el estado turco amenazando con retirar los vuelos a Málaga?”, preguntaba a la corporación. Llegaba la intervención del edil de Ciudadanos, Alejandro Carballo, que era la clave del vuelco de la moción del PP, en la que decía que, aún no siendo competencia del pleno de Málaga, su grupo naranja había votado a favor de reconocer el genocidio de este pueblo caucásico y que, por tanto, votaban en ahora contra del dictamen de la comisión de Derechos Sociales.

La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, ha hablado de humanidad más allá de si es competencia o no del pleno; y la concejal socialista Estefanía Martín Palop ha subrayado que el pleno debe representar la sensibilidad de Málaga hacia esta masacre de hace cien años, y subrayaba que ellos seguían, “como siempre” en contra de la “contramoción del PP”, como subrayó.

El edil popular de Derechos Sociales, Julio Andrade, explicaba que no se había entendido la iniciativa popular, que no trataba de no reconocer el genocidio armenio, “todos ellos tienen nuestro máximo respeto”, y hablaba de que los ayuntamientos tienen competencia en cooperación al desarrollo, y en hermanamiento de ciudades, pero no en política exterior, y arremetió contra el PSOE porque en el Congreso de los Diputados había votado en contra del reconocimiento y aquí, a favor. Le respondía Martín Palop diciéndole que el grupo socialista en el Ayuntamiento había sido coherente votando siempre a favor, “no como el equipo de gobierno del PP, que una vez vota a favor y otra en contra”. Finalmente, el dictamen del PP se quedaba en el tintero y no salía adelante por 18 votos en contra de toda la oposición y tan sólo 12 a favor del equipo de gobierno. Por tanto, se mantiene el reconocimiento del Ayuntamiento de Málaga al genocidio armenio que se aprobó en el mes de septiembre.