Diario Sur

Repsol: del pleno a la calle

Repsol: del pleno a la calle
  • Los grupos de izquierdas de la oposición municipal esperan una respuesta “suficiente” en la concentración de esta tarde para que los terrenos sean para un bosque urbano. El alcalde hace autocrítica y anuncia que dará una explicación “más clara a los vecinos” sobre las ventajas del proyecto

Con el debate político más que en punto muerto, los grupos de izquierdas en el Ayuntamiento esperan que la movilización de esta tarde en defensa de un bosque urbano en los terrenos de Repsol sirva para desbloquear el proyecto. O al menos para que se reconsidere la opción de una consulta popular. Para eso necesitan de una respuesta lo suficientemente contundente en la calle para reconducir un debate que al menos en el capítulo municipal parece haber entrado en un callejón sin salida. En esencia, y a pesar de que hasta en dos ocasiones salieron adelante por unanimidad (es decir, también con el voto del PP) sendas mociones en las que se daba el 'sí' a la consulta popular, el equipo de gobierno dio marcha atrás amparándose en unos informes técnicos que desaconsejaban esta opción por el perjuicio económico que, a la larga, provocaría en la ciudad.

En este escenario, en el pleno del mes pasado todos los grupos de la oposición (incluido Ciudadanos) sumaron su fuerza para exigir al equipo de gobierno que convocara de nuevo la mesa de trabajo en torno a los terrenos de Repsol. A esa pequeña victoria, que quedó sólo como un logro de cara a la galería ya que la decisión final depende del equipo de gobierno, quieren añadir esta tarde la respuesta ciudadana, que esperan sea numerosa “y suficiente”.

Así lo han destacado esta mañana durante las comparecencias previas al pleno los portavoces de los grupos de izquierda que defienden un bosque urbano en los terrenos de Repsol, es decir, PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente, que han confirmado su presencia en la marcha que saldrá esta tarde a las seis y media desde la plaza de La Marina.

Del otro lado, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha entrado de lleno en el debate y ha hecho autocrítica al admitir que “lo que nos falta es una explicación más clara del proyecto”. En este sentido, el primer edil y su equipo tratarán de contrarrestar la estrategia de los grupos de izquierda “explicando a los vecinos” los “extraordinarios beneficios que tendrá para la zona el proyecto urbanístico”. Lo harán a través de planos, vídeos e infografías, y además han previsto ejecutar una comparativa en la que se especifica cuántos parques podrían ponerse en marcha en la ciudad con los beneficios directos del proyecto de las torres de oficinas y viviendas en los terrenos de Repsol.

Una vez conocidas las posturas de ambos extremos, el que también ha tenido algo que decir en estas últimas semanas ha sido el grupo municipal Ciudadanos, que con su propuesta de “proyecto intermedio, aunque con una mayoría de espacio para la zona verde”, en palabras de su portavoz Juan Cassá, aspira a hacerse con el consenso atrayendo para su propuesta al resto de los grupos de la oposición e incluso al equipo de gobierno. Pero eso no parece ser posible en ninguno de los casos: de un lado, los grupos de izquierdas han rechazado esta mañana en bloque esa propuesta de una torre y el resto para zona verde argumentando que “en el término medio no siempre está lo más adecuado”. Tampoco está en el ánimo del alcalde plegarse a la propuesta del partido naranja, a pesar de que el regidor ha insistido esta mañana en que confía en la “capacidad de diálogo y consenso” de sus socios de investidura, eso sí, sobre la base de su proyecto de las cuatro torres. “Es algo que tendremos que hablar, sobre todo con Ciudadanos”, ha concluido De la Torre, quien ha sugerido que una de las claves para el acuerdo podría estar “en el calendario”.