Diario Sur

La Junta apuesta por el agua reciclada para garantizar el riego en los cultivos

La consejera de Agricultura, Carmen ortiz, visitó ayer las instalaciones del centro Ifapa. :: ñito salas
La consejera de Agricultura, Carmen ortiz, visitó ayer las instalaciones del centro Ifapa. :: ñito salas
  • La consejera de Agricultura incide en la necesidad de optimizar los recursos hídricos para hacer frente a la creciente escasez

Después de cuatro años con precipitaciones por debajo de la media, con los niveles de reservas en los pantanos descendiendo sin freno semana tras semana (ya están al 37% de capacidad, con 231 hectómetros cúbicos) y sin que la provincia haya experimentado mejoras significativas en infraestructuras para evitar los efectos de la sequía desde 2009, la solución que apuntan en la Junta de Andalucía para que los cultivos hagan frente a la escasez de agua pasa por una mayor eficiencia de los recursos existentes y por la reutilización del caudal tratado en las depuradoras. Así lo aseguró ayer en declaraciones a este periódico la consejera de Agricultura, María del Carmen Ortiz, tras el encuentro que mantuvo con productores de subtropicales de Málaga.

El motivo de la cita fue la presentación del nuevo programa de investigación que financiará el Ejecutivo autonómico para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad de productos como el aguacate, el mango y la chirimoya, pero los agricultores no dejaron escapar la ocasión para trasladarle su inquietud por la falta de agua. «Es una cuestión que siempre preocupa, especialmente en el sector tropical, así que el problema del agua ha surgido de forma coloquial. A nivel general, todos estamos de acuerdo en la necesidad de mejorar el uso eficiente del agua porque la situación de déficit hídrico que padecemos, especialmente en Andalucía oriental, es cada vez más palpable», afirmó Ortiz, quien añadió que dentro de las actuaciones que se contemplan a medio plazo para minimizar sus efectos se podrían estudiar aportes procedentes de la desalación, aunque «lo más cercano es aprovechar el agua depurada con tratamiento terciario a través de trasvases». «Puede tener un coste razonable, pero la reutilización de estos recursos, además del beneficio medioambiental que conlleva, también puede ser muy eficaz como fuente de aportación hídrica en los cultivos», precisó la consejera, quien también apostó por la modernización de los regadíos.

En este sentido, remarcó que una de las líneas de investigación del programa presentado ayer y que se desarrollará en el Instituto de Investigación y Formación Agracia y Pesquera (Ifapa) de Churriana con un presupuesto de 581.000 euros hasta 2018 consiste en la integración de las tecnologías para controlar el nivel de estrés hídrico como medida sostenible y alternativa a la creciente escasez de agua. «El objetivo de este programa es buscar soluciones a los problemas que preocupan al sector», subrayó Ortiz.

Control de plagas

Al margen de las medidas para optimizar los recursos hídricos sin que ello suponga una merma en la calidad de los frutos, las principales actuaciones se enfocarán al manejo integrado de enfermedades y control biológico de plagas, que se complementarán con el estudio de otras cuestiones como la mejora de la rentabilidad, a la caracterización de alimentos y de nuevos productos para diversificar la producción y ser más competitivos, así como avanzar en la identificación geográfica de los tropicales de Málaga y Granada para impulsar la propuesta de Denominación de Origen Protegida para estas producciones típicas del litoral de ambas provincias.

Málaga y Granada cuentan con alrededor de 16.000 hectáreas dedicadas al cultivo de aguacate, mango, chirimoya y níspero, con una producción cercana a las 150.000 toneladas que supone un valor superior a 160 millones de euros. Más de 60% de la producción de cultivos tropicales se comercializa fuera de España, sin contar la chirimoya, que se consume principalmente en el mercado nacional.

Durante su visita, la consejera realzó el trabajo que viene realizando el centro Ifapa de Churriana, con una trayectoria de más de 40 años especializado en proyectos de fruticultura tropical en Andalucía. Además, resaltó que «este centro mantiene un contacto directo con el sector productor y comercializador y que fruto de las últimas reuniones con la Asociación Española de Tropicales surgió el programa que presentamos para abordar las diferentes cuestiones que planteaba el sector».

El centro Ifapa Churriana cuenta, además, con un grupo de investigadores en fresa, un banco de germoplasma y un laboratorio de biotecnología de este fruto para el desarrollo de nuevas variedades y la obtención de plantas madre para comercializar. Actualmente, desarrolla un programa de formación para la incorporación de jóvenes a la empresa agraria y en 2017 incluirá una nueva línea de formación a través de módulos específicos de producción ecológica.